Y cristo… en los días de su carne – La Web Cristiana de Apologetica

TEXTO: He. 5:7-10 Ofreciendo ruegos y súplicas con gran clamor y lágrimas, al que le podía librar de la muerte, fue oído a causa de su temor reverente.

ORACION: Abro mi mente y mi corazón para recibir tu palabra, que es el consejo de tu voluntad para mi vida. Llega hasta lo profundo de mi ser, para que mi alma y mi espíritu reciban el suficiente alimento que viene de Ti.

INTRODUCCIÓN: Cristo participó de nuestra misma naturaleza: Él, es el prototipo de todos los creyentes. La Biblia lo menciona desde el principio a través de tipos, sombras y figuras, tales como: Fuego, nubes, humo, varas, colores, números, además de altares, tabernáculo y templos, intermediarios entre Dios y el hombre. Pero con su venida y en su persona se acabaron todas estas figuras y tipos, porque Él es la Luz de Dios, el perfecto mediador entre el Dios Santo y el hombre pecador. Dios estaba saturado de las tradiciones religiosas de fariseos y escribas, de holocaustos y sangre de animales que solo cubrían el pecado, pero cuando llegó el cumplimiento del tiempo (desde Adán a Cristo, 4000 años) Dios envió a su hijo nacido de mujer y nacido bajo la ley, para quitar y terminar definitivamente con el pecado.

1- DIVINO Y HUMANO

Fue necesario encontrar a un hombre que fuera auténticamente humano e indiscutiblemente divino; 100% humano, 100% divino para poder ser el perfecto mediador. Puede comprender a Dios y puede comprender al hombre. Además demostró que viviendo en un cuerpo como el nuestro, se puede agradar a Dios, pues estaba sujeto a pasiones y tentado en todo… Pero sin pecado.

2- PARIENTE CERCANO

Para poder ser El Salvador y Redentor, tuvo que ser pariente de la humanidad; igual a nosotros en nuestra naturaleza para rescatar al hombre de su pecado, pobreza, esclavitud y muerte. Tal como en la época antigua, Dios había dado leyes en cuanto a la redención, Lv.25:25-49, que en Cristo se cumplieron ¡¡¡Pobre de nosotros si no hubiera aparecido Cristo!!!

3- ¡¡¡QUÉ AUTORIDAD!!!

Con solo unas palabras, dejaba a sus oponentes religiosos, fariseos, saduceos y escribas completamente desarmados. Cuando Él decía: Sígueme, no había opción, o le seguían o se perdían para siempre. ¿Quién es este que hasta el viento y el mar le obedecen? ¡Los demonios huyen… Los enfermos son sanados por su palabra y hasta los muertos resucitan! ¿Cómo podía tan fácilmente transformar agua en vino y con dos peces y cinco panes dar de comer a más de 5000 personas? De sus vestidos salía virtud, Él estaba en todo, con las multitudes, con los doce, con los tres; como Pedro, Jacobo y Juan en el monte de la transfiguración, mostrando sus vestidos blancos y resplandecientes. O junto al maestro Nicodemo mostrándole el camino a Dios por el nuevo nacimiento. ¡Qué hombre! Podía subirse a un burrito y entrar triunfante a Jerusalén, manso y humilde como solo Él era, y llorar por Jerusalén siendo tan Señor: Su compasión era inigualable, tenía tiempo para todo, a las mujeres les dijo: No lloréis por mí, llorad pr vosotras y por vuestros hijos, y a otra ¡Ten ánimo, tu fe te ha salvado!

4 ¿CÓMO DESCRIBIRLE?

Jesús era león y cordero a la vez, daba paz y hacía temblar a sus enemigos, era luz en las tinieblas, la sal de la tierra, el camino la verdad y la vida, vino a cumplir con los profetas y la ley… Pero a superar a ambos por el camino del amor; La misericordia y la verdad se encontraron, la justicia y la paz se besaron. Sal. 85:10. En su corto ministerio hizo tanto que no alcanzarían los libros para hablar de Él si tuviésemos que describirle en detalle.

5- RUEGOS Y SUPLICAS CON GRAN CLAMOR… Y LAGRIMAS

Jesús estaba al final de su carrera. En el huerto de Getsemaní, apoyándose en sus tres mejores discípulos, comienza a entristecerse, queriendo pasar sus peores momentos con sus mejores amigos. Él era un hombre… No era fácil cargar con todo el peso del pecado, el escarnio y la muerte.

Padre pasa de mí esta copa… Pero, no había otra manera, el cielo continuaba cerrado, sería solo con su sacrificio y su sangre sin pecado.

6- FUE OIDO… POR SU TEMOR REVERENTE

Hay 2 clases de temor:

Uno: El miedo a Satanás, no confiar en Dios. Este temor no agrada al Señor.

Dos: El temor de respeto a Dios, a sus mandamientos y leyes, hacer su voluntad en todo, y a decir Si Señor, a todo lo suyo; ese era el temor de Jesús y por esa causa fue oído.

7- Y AUNQUE ERA HIJO… POR LO QUE PADECIO APRENDIO LA OBEDIENCIA

Grandes padecimientos le llevaron a la obediencia.

Dios permite que pasen muchas cosas en nuestras vidas, para enseñarnos a hacer como Él quiere y no como nosotros queramos. Ninguna disciplina es causa de gozo, pero luego da fruto apacible de justicia, a quienes han sido ejercitados en ella, He.12:11.

8- DE LA OBEDIENCIA A LA PERFECCION

Son los distintos escalones que Dios usa para llevarnos a la meta, al crecimiento y conocimiento; entendiendo que la tribulación produce paciencia, y la paciencia prueba, y la prueba esperanza. Luego de transitar este camino, podremos andar de gloria en gloria, de triunfo en triunfo y decir, no vivo más yo… Cristo vive en mi; de ésta manera somos moldeados a su imagen.

9- DECLARADO POR DIOS… SUMO SACERDOTE,
SEGUN EL ORDEN DE MELQUISEDEC

Jesús terminó con muchas tradiciones carnales y humanas tales como: Sacerdocios arónicos y levíticos en cuanto al ministerio, ya que Él vino de una tribu de la cual nadie sirvió al altar, de un orden como el de Melquisedec, Gn. 14:17-20; siendo superior, ya que existió antes de Aarón y este es su ministerio espiritual que permanece para siempre.

¡Gracias a un ministerio espiritual que permanece para siempre! ¡Gracias a Dios! Porque de esta manera hoy Dios llama a través de su Espíritu Santo a sus ministerios, desde apóstoles hasta maestros, como a Cristo y según el mismo orden de Melquisedec, no más de una familia o de una tribu. Tal sacerdote nos convenía: Santo, inocente y sin mancha: Hecho más sublime que los cielos, He.7:26 (Lea todo el Cap.7 de Hebreos)

CONCLUSION: Jesús, es nuestro ejemplo en todo. Como Él vivió debemos nosotros imitarle. Ser sencillos y astutos a la vez redimiendo el tiempo, porque los días son malos. No dejar de congregarnos como es costumbre en algunos hermanos. Sentirnos siempre gozosos y orando sin cesar, dando gracias por todo, porque esta es la voluntad de Dios

Te saludo con He.10:19-25

Dios te bendiga

DANIEL REGONDI
CORDOBA, FEBRERO DE 1999
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Deja un comentario