The One and the All – The Christian Web of Apologetics |


31, in Articles No comments 28

This is the Declaration of Faith of the author: Jesus Christ, the only begotten Son of God,
came in the flesh, shed His Holy Blood in the
Cross of Calvary for the sins of the world.
He is Lord of the Universe, King of Kings … and I am His Sulamita.The enigma of suffering.The perpetual question is a challenge, not only to the power of God but to His very nature: How can a good God allow suffering? The one who has the power to do anything in any
moment … that is sovereign. Even if I do not use that power. Not making use of power
It means that you do not possess it. There is an explanation, and it rests as a prudent secret in the hands of a benevolent Creator … That is enough. The insatiable mind always seeks explanations …
"I will only trust if I can understand it" When asking the question we demand that God win,
not only our approval, but our consent.
We have to authorize His actions. If I were God, I would detail everything, He would make me explain so that they would love me …
But God is not a God who hunches over to ask permission to act. When the "inevitable misery" comes, our confidence in His absolute dominance is undermined.
and our confidence falters that
He is good, extraordinarily good. And what we really believe comes out reluctantly. I asked a missionary candidate,
"Does your school teach that God is sovereign?" "Oh, yes, God is almighty." We all agree that He is powerful.
But, sovereign? Sovereign is not the same as powerful.
The powerful can … if you want.
The sovereign ES.It is not true that,
if in a single event it seems less sovereign then is it NOT sovereign?
Then we would have to look for another word. According to the sovereign dictionary means: supreme,
supreme authority,
independence and self-government. The sovereignty is a word of absolutes. Although the total explanation escapes the understanding of
the finite human minds,
There is an answer. The explanation implies that I explain my whys.
The answer implies that I only have one reason. The answer does not arrive
for thinking
to imagine
by deducing … it does not come from the minds of men. The answer comes simply from His Word. I AM God identified before Moses as … I AM.
What a strange way to say it. Nothing is left to chance … in the most surprising revelation of himself God leaves it all. I AM Everything Everything exists Everything you need There is nothing, there is no other The Only One. The Scripture is clear. From beginning to end. God "is". And He is God. And there is no other. We are the ones who catalog and label events.
So we live by the Tree of Death:
the pompous belief of man that
knows how to differentiate
the good of evil … Sometimes the kiss of a friend is treason, a death at the wrong time is in time, a harmless sheep hides a ruthless fang. When we will be able to see how small
Is our vision … and our confidence? When looking at the world
(my little world, and the other big world) I see huge forces in action … powers in combat.
Men kill men. Nations can today kill ALL men … Despots imprison others and exercise dominion. Satan is there. Its powers
they swirl … and they seem to win the game. Then I am. I can destroy. I can hurt. Finally, there is God. Are there powers that only He
Can you control? Yes, there are powers that escape human control. Huge and fearsome powers. res that I, bigger than the earth! And if I look at what can be seen …
I see them. But when I look closely at the Word of God,
nothing is more clear, nothing is more reiterative than this: God is ultimately in charge of all things. He has the Last Word and he who has the Last Word has all the power. There has to be a call.
Man does not choose his place in the chronicles of God
nor his acceptable time. The paths of his personal history have also been marked
by God's hand, not by himself. Abraham, appointed by God, chosen
between pagan idolaters
to know and follow the I AM.
To know Him by following His steps … He was chosen for a place, a time and
a specific manifestation of God.
Just like you. He was selected to sponsor nations
but God made sure that it seemed humanly impossible and even divinely improbable. Long before God carried it out, He said it. He is God above all, the only Ruler and Controller.
When he speaks, the universe itself
He goes forward to fulfill it. The natural laws collapse to the sound of
His Transcendent Voice.
Human wills fight to exhaustion, and then surrender. The echo of His Word breaks and creates,
does and divides. And nothing holds her back,
not even the untimely human stupidity. Educated in the bitterness of error, Abraham learned that when God speaks, his word was carried out sovereignly. Should sovereignty speak and not happen? But it takes a stretch to see God … as God.
Discover that what He promises
only He can deliver it.
God never asked for Abraham's help,
only his surrender … But thinking that God needed help,
Abraham spent years nurturing the bitter fruit
to force the fulfillment of God's promise
before it matured. Its putrid creation of the Idea of ​​God
it absorbed him until he exhausted his last drop of hope.
It also affected their marriage. Little by little Abraham learned to pray instead of acting.
To wait instead of running,
to see God and not himself. And above all, he discovered how to receive: Receive the incomparable
blessing of God … without deserving it. Desisting of what I loved the most, receiving it
resurrected from a death of divine design. Accept without regret his terrifying insufficiency
to affect the will of God or even
to try to stay to the margin! Isaac was conceived when man,
by the collapse of his own dexterity,
He was removed from trying to support God's plan
and was left with nothing … except a naked faith
in the One who holds the power. When a man is reduced to
embarrassing level of the simple receive,
the promise of God is free from obstacles to be fulfilled … there is no arrogant man who can claim credit
of what God did in its totality by Itself. But nobody will ever live voluntarily
in the extreme vulnerability that means to receive. It is an excessive nudity, too excessive. It must suffer the opprobrium of having no other option. It must be impossible in its determination.
to fulfill a vision that he did not produce. The weakness is the final invitation of the man that God waits with infinite patience. Jacob, a man of action. "Thank you very much, but I manage to forge my own destiny." He did not need God's help to carry out God's plan. A human dynamo … making it work. Any means justified the end and he used any means
to get the blessing promised in the womb.
As God had promised, stealing it was not immoral. The fickle scale of integrity of the human being. The fact is that Jacob was chosen in a sovereign way, so despite the mess, God amended.
Even if he fled, God fled with him.
As much as it sank, there was also God.
Any problem he had was a matter of God. There was no Divine Reproach or rejection. Oh yes, there was discipline.
There were consequences. But above all, it was present
Absolute Surrender and Inequivocal Presence …
until the very end of everything. Sovereignty is a true friend.
Jacob finally tired of his painful management and was prepared to face the brother he cheated. He was a man who was broken
as a result of his own vitalista struggle, but he was in such desperation, in such a frantic need of God, that his grip was iron and
the strength that was left did not rest anymore
in human achievements to achieve
Divine Purpose Only in the power of a critical need:
urgently cling to God to the point
not to let him go … The other powers had vanished:
plans, jobs, conquests.
They had weakened him
and ultimately failed to take him to
destination for which he had sold
the honor of his soul.But by that ultimate power of formidable desperation
at the end he felt
the only human force that
move God to take control …
the need in its pure state.
God had been with him watching,
waiting after the shortcuts, committed to man even
in its extreme independence but now Jacob vacated the Seat and allowed God to have His Throne by Right. So Jacob, through an endless crisis,
It was transformed in Israel.
The man of God became man IN God. Two completely different men. The very inner essence of that man had been transformed by the ultimate understanding of … his complete failure to try to be God. I AM. It is curious: he who does not seek " why "with time … you know … the answer
to the questions I did not need to ask. And only that kind of person finds the answer. Joseph, that magnificent hero became such
because instead of obsessing over the "why" he dealt with the "how". How can I please God?
How can I serve God? If ever there was a man who had the hostile right to ask "why," would not Joseph be a favored son? A faithful son.
malleable but strong enough
as to give notice of wrongdoing
of his brothers … when he was asked about it. Cruelly rejected for his dream originated in God and for his outstanding character. We did not hear a shrill scream in the style of
"God, why?"
Just a simple adaptation to the circumstance that at that time had to live. Jose's question: "What is your will in this?" The human question is: "Why?"
"Give me your reasons and then I may follow you."
The legitimate question,
the one that can get an answer is: "what?" The "what I do" of God is "do what you have in hand.
Live the life you find. "
And Joseph did it. Only to suffer again, not for sin, but
For not sinning! I could have shouted, "What's the use of this?
God is not fair and there is no justice! "Ah, but I AM. In the infernal hole where any reasonable person resigns because
his "why" soaks his insides, the caged Joseph asked again … "what … what?" "What is Your will?
What is my task? "" Do what you have in hand. Live the life in which you are trapped. Do it well grounded in the faith that I have a Divine Goal. "And Joseph did.
Even there. The question is not "why", and
by the devout acceptance of what God wants
the "why" of His purpose emerges. At some point that we do not know, Joseph received in his heart the revelation of the
unimaginable and brilliant purpose of God.
We know the end of history. José did not know.
For him it had been an empty mystery,
a puzzle without solution.
It was God's secret. Only He could reveal it.
And he did it. And God sent me before you, to preserve you posterity on earth, and to give you life through great liberation.
Genesis 45: 7 He knew. José knew why.
It was such a great purpose, so heroic,
who was willing to suffer to see its fulfillment. The trauma creates a dilemma with God, not only with life.
It shows His character,
His power and His love are in question.
Suffering distorts our vision of God to the point that He seems as insignificant as inept. Suffering needs no explanation.
To experience it requires health, not reasoning,
suffering breaks you in two,
creates a gap between you and
your own existence
The attitude of intransigence before your own personal pain,
trying to erase the facts
excluding them from your present,
they make you your own murderer. Because your suffering has a life of its own, it bursts with ideas not yet born, they beat with mystery,
they are enriched with the potential that can solve your future suffering, and-even more surprisingly-your past as well.
Your suffering keeps the secrets of your design and therefore
It is the hidden source of your power. To be able to use it you must value your suffering
In the end, Jos6 found out why. He had been in school, forging himself as a ruler whose power saved many lives. The "why" is revealed only to those who are faithful. For Joseph, the "I" I had been enough.
God could avoid it. God did not do it. So God had good reasons. The men's river never reaches the end … to check it out. Their rabid "whys" have corroded the gigantic potential leaving only minute remains of bitter inefficiency … long before the end. God is so God that no one can frustrate you,
nobody can make fun of you and
Nobody can use him. Balaam is a name that symbolizes greed … his story will reflect it for the eternal times.
The shameful corruption of a pure call. The king of the Moabites wanted to pay Balaam to curse a protected Israel. And I wanted to pay very well to secure that curse. Being a valid prophet, Balaam asked God.
The answer was "no," clear and unequivocal. So the king raised the price. Balaam asked again and the answer seemed to have changed to "yes". When you ask God a second time it means that you long for something other than what you long for His will. And it is common for the Sovereign Lord to leave you free. Afterwards you will have to live it.
As it nests in your heart you will have to see its
sad conclusion. It is no longer His will, but His consent. But
make no mistake: His will will prevail … with or without you. So Balaam's ass corrected him.
The desire that Balaam had to go was so strong that he did not realize that his pride had just been insulted by God's use of the
more stupid and infamous animal.Balaam unsheathed a sword to kill the animal
who dared to stop his prosperous adventure. Donkeys and angels belong to God.
They serve him … in full fidelity.
Only humanity is foolish enough
as to pretend to know more than God. Even so, God let him go, even sent him there. You see?
Sovereignty does not mean asphyxiating control. God's purpose is not threatened one iota by
our failure to enter it.
Unlawful actions also do not limit in any way
His final purpose. He had pronounced a blessing on Israel.
No man could match the bet
nor undo that blessing.
The curse of a man on what God blesses
he only gets the curse to turn against him in all his horror. Balaam, the money man, tried but could not curse. When he opened his mouth of a prophet he could only pronounce
a victorious blessing for Israel
and a clear prophecy about the Christ. The man who can be bought may be anointed but he does not have the last word. Paying for the Word of God can be a terrible corruption in a man of God … Be careful. Be careful. You can not use God's enemy for your
own aggrandizement, nor to
bad for your own good.
Such payment is a vileness.
It is not necessary to yield,
God Himself rewards His servants, Waits for the miracle of the raven and the vessel of the widow. God will use men. You have that right.
You can use, wreck, and send a man. But He is honorable and that person will be
rewarded and
fully supported.
The One God will not tolerate trying to use it to increase a man's stature or the weight of his wallet. That man's motivations will be exposed to the four
winds and condemnation will come, not only from God, but also from men.
Like the prophets and donkeys, the power of a curse
is subject without palliative
to the wishes of the Great I AM. God crowns the kings. They reign for Him. If they cease to reign for Him, they are dethroned. Saul was an example as a man but
of an unfortunate fortitude as king.
It started well, but it lasted
Very little as Sovereign Election. Being king was not enough for him. I also wanted to be a priest.
Being a winner was not enough. I also wanted to be God:
decreeing who would live and who would die,
deliberately ignoring the directives of God. Offering a mindless mercy that God did not offer to the enemy who had vowed to annihilate His purpose. Although he maintained power and position,
He lost the Favor of the One who enthrones the man. Therefore his crown was hollow and deprived of the brilliance of the gems. Up to here we have arrived, said God.
Nevertheless the kings are His.
He will use them for his own purposes. He will do so. So Saul became the instrument of Divine Supremacy to train a successor he hated. This was God's diferente purpose, and Saul
I would fulfill it by hook or by crook …
And he did it until the last tittle of the last line!
So, David learned from Saul how not to reign being king by training in …
their suffering. This is so fundamental and valuable
as when the model to follow
It is the perfect ideal. God prevails. His Bright Design is fulfilled in one way or another. This is Sovereignty! David worshiped. Never before had a man praised like David.
Maybe nobody else since then. I love it a few times a day,
continually.
In the midst of the tribulation.
In and after a tragedy.
After being guilty, of punishment,
and to be blessed. Emotional, creative, poetic … physically! Oh, yes, we are commanded to praise. We are called and
created for that activity. But, do we praise God as a direct response to …
a treasure in ashes?
a stolen reputation?
a death at the wrong time?
In the face of the unjust, the hurtful,
the ridiculous, the unbearable? Ah, yes, Satan is there and must be resisted,
even silenced.
But should not that be in the background instead of occupying the front page?
Is not your activity limited to the margins that God establishes?
Does not this definitely prove Job's life? Oh, yes, there are consequences for my sin.
I reap the evil that I sow.
But is not God the one who determines the scope, the scope of that harvest? Did not he do this with David? And David praised accepting that cost. I can only worship and
I will only adore
in the exact proportion to my belief that
God is the Final Determinant of everything.
I will worship up to that point … to the true God. Man adores. The question is not whether he adores,
for that is his unconscious purpose.
The question is: what do you adore? Adoration is the center of all life.
You love what you have and you choose
-Very deliberately-what is to possess you. We are all orphans in search of a Father … who meets our need. And what we perceive that contains our sustenance, that source is where we begin to build our sacred altar which we call "father".
We build an altar at the foot of the source of supply,
gathering what we think satisfies us …
a person, a job, an idea, an object. But what we need has power over us and
that power is frightening and disturbing
because of the vulnerability it generates. So this is the reason why people choose their god:
There is something in life that you consider essential.
And that essential need has power over you.
And to what has power over you, you fear,
you fear greatly. Man reserves his worship to what he has
r supremacy.
Nobility does not enter the equation.
It is the mere power that catches us and
It makes us subjects. And you love what you fear.
You may hate the object you worship.
You may be afraid to be under him, but that does not stop being adoration. We believe that we love what we love. It is not like this. It is possible to hate with grim force what is above us and not stop venerating it.
What you need is what has power over you.
What has power is what you fear.
And what you fear, you deify.
You are possessed by what you need and what you fear. And what possesses you becomes your god.
Your testimony does not matter. The words do not matter.
Your opinion does not matter about what you render
pleitesía.Entregas your life to the object of your adoration.
Likewise you will die for your object.
You will live and die for what you believe
that keeps your life in recuento. What you need, that you fear.
What you fear, that you love.
What you worship, you serve … and you die for it. The same applies to man. If you suffer constant fear of man, then man is your god. If your terror is poverty then you will serve poverty. And so, successively. David learned Who was sovereign in the treacherous hills of Israel. He discovered the God who had more power than the bear and the lion. That's why when Goliath threatened him, David was not afraid! The God who gave him strength to face the beasts would dominate the giant.
And so it was! David's courage could be attributed to his concept of the power of God's government.
The value is not a quality of the character.
It is the result of what you think has power.
David's faith in a Sovereign Lord introduced him to
battle and gave him the victory.
But the crazy tyrant, Saul, was about to kill him and with
His powerful monarch's throne intimidated David.
And the ground beneath his feet wobbled
for the fear of death that overtook him. His courage abandoned him and he ran to hide himself.
His honesty left him and his lie led to the death of 85 men! "Men who wore linen with an ephod." Following in his footsteps, his dignity also succumbed to the point of trying to save himself by letting drool drip down his beard. You will prostrate yourself before your idol, before your object of fear.
You will … and you will become something like him. But somewhere in those barren hills,
the harassed fugitive put things in order. There were no changes in Saul that proved God was great. David's innocence was not vindicated. But somehow he found again his Sovereign Lord and the peace of accepting His strange forms of control.
He regained his adoration, and with her his heroism to
fight again against extraordinary powers … and win. He never raised his hand again to protect himself, to straighten wrongs, not even to kill the king (even with reason) when he could get it with great ease. His Great Teacher was the Lord of all things. He would seek and care for his deliverance. Who can imagine the agonies of David's agony trying to resolve his deep-rooted tribulation?
Who could reach to measure their dealings and communion with God in the moors to hold on to their faith again? In the following years, as King with power to kill, when he was faced with a foolish mouth that accused him unjustly … he knew that it came from God. And God was able to bless David through the bad as well as the good because
nothing frustrated him, nobody stopped him. Once again, when his own son laid siege on David's throne, he left everything in the hands of God, abandoned the City-not to fight-but to leave the fray to God's determination, surrendering its crown to the only protection of God. There is a level of faith that clings, binds and engages. And that is faith is good. But another level of faith surrenders completely to the Almighty God and that faith is higher. A higher faith in a Higher God. David was a worshiper because His God was God,
big enough to rule and good enough to be fair in His government. His God was sovereign.
But it was also good. History does not rest on fists of energetic kings but on
the imploring hands of those who pray. History belongs to God and He can change its course
under the effect of a small life. Esther was an insignificant life, an unknown maiden imprisoned by a feral king.
Condemned by her beauty to be a slave in her harem. But a Sovereign God is not limited by what limits us.
The imperfect situation is a simple transition
to His state of Triumph,
to the unmistakable sign of His Ascending Victory. God's protección can make you invisible or
expose yourself as a beacon.
That Divine preference of one person over another
it is based solely on His predestined choice.
Not for merit or worth … nor for a preferential love. Esther acted in his insignificant life with excellence and
simplicity; always with deference towards those who ruled over her and it never occurred to her to imagine that every movement she made had great importance.
Shameless and unpretentious,
was forced to let them put it on
full center of a dangerous fiefdom.
In that place she became a woman
cautious in its steps.
Esther allowed to be sponsored by a cousin of adoption.
She allowed someone's wisdom to guide her. Esther let herself be helped … teach, and so she got
secrets of eunuch with which he obtained protección. And the time … time is the worthy price to pay to develop
the spirit of a woman. Six months with oil of myrrh,
the bitter substance of suffering.
He took his time to accept the suffering of his life …
what seemed to be a total loss towards a
meaningless emptiness. There was no escape!
Deprived of its people and of a life of
free elections. Much suffering had to accept and
how he allowed it to soften her!
When your affliction work ended
and allowed God to choose a place … then he spent six months with
"Aromatic perfumes and women's cosmetics". Suffering does not produce fragrance.
A perfumed life exudes a surrender to
the limiting hand of God, and only this is
mouthful of sweetness,
an enigmatic life due to its extravagance. Its ornaments were not flashy dressings. True beauty lies in simplicity …
in the dispossession, not in the dowry.
Authentic elegance comes from the intimate mystery of the heart,
retaining more than giving. I dressed with the dignity and grace of a queen, designed like this
for God in a precious crucible, veiled and terrible. The king did not choose her, he simply recognized her.
The one who had been one of the bunch became the only one.
Therefore, Esther took her place in the order of God …
she was exalted through surrender. She learned to be away from her people and alone with her
secret of Jewish identity. A woman surrounded by hundreds
and hundreds of women
but that I was alone beyond the definable.
And he entered that loneliness, that
terrible helplessness,
with the interior submission to God
that produces nobility. The cause of his personal success was that
It was always in its place.
By an intense acceptance he was able
to see its limits and
to tolerate them quietly.
Neither by excess nor by default.
He certainly died to his own destiny, not even dreaming that precisely because of that perishing he was on the threshold of that destiny. Because he gave up having power over his own life,
He was entrusted with the Power
to save the nation that would have
Breastfeed the Christ child. The power he possessed was not only the power of his position, (that power is obvious). His hidden power was inherent, the inner strength of the abdication … the great power of surrender to the changing
gusts of the winds of God. Each and every one of us has natural strength to cling to. Few have exhausted their reserves and thus be able to abdicate. And even fewer are those who understand that in that resignation
The Sovereignty of God has no borders, it has no rival. He can expose a murder plot to the right person. You can give the king insomnia and guide your hand to a book
of memories and chronicles. And He can give an insignificant maiden a crucial and decisive role in the course of history: prepare her … "for this time." The crisis came. With its people threatened with extinction,
his only power of salvation hung from Esther. His natural reticence made him shudder but
his acquired value made him submit again.
Submit to the most terrible danger you have ever faced:
reveal your secret and be forced to share the
destiny of annihilation that awaited his people. His social position did not guarantee the
automatic protección of the king. He was a monarch under public derision
because of the insurgent Vashti. He was not accessible. So, she and her maids fasted in silent despair. And Wisdom came, and He advised that He give
before asking. Exalt the man who had imprisoned her.
Recognize with reverence his power granted by God.
"Feed" your secret hunger. Show others your splendor to please
the king's legitimate pride. She delivered the most precious
of her femininity
for him, for him.
Just what Vashti had refused to do.
He took his distilled life, gathered his secret riches,
and he revealed himself to the king completely, without reservation,
in the presence of that expectant world
It surrounded him. Esther understood the need that the king had of her before
to request that his own be attended. He recognized his crown and
he honored his throne
before he crowned her with the scepter
from the middle of the kingdom. He won, and I say HE WON, his protección before she asked
he bowed with humble surrender,
it gave him a deserved margin of perfect freedom,
without dictating or forcing his decision. I knew he was … Rey!
And he let it be,
recognizing his vast power over her …
literally putting his life in his reigning hand. And he gave him everything he asked for and more. He killed his enemy
instead of his people, and he gave his cousin-father
the position closest to the throne. That's the power of a woman
who gives himself to God and
to the life that God chooses for her: Power of influence to change the flow of history
in the direction of God. Because giving up power is being visited by the
Intervening Presence of He who has All Power … and who governs the rulers. Satan asked Job to borrow.
I AM, the Protective Force, agreed.
Why would the I AM have to do such a thing?
Job's friends knew why: No doubt some dark and hidden crime
Job had committed to deserve his suffering,
or else I would not be suffering. God, displeased with friends who moved in proud whys,
in human explanations of inexplicable divine …
It was never justified. It was not a matter of "sowing and harvesting",
of justice, of "cause and effect". It was simply what God had chosen for Job. When you are God, you should not have any
explanation, neither from Yourself nor from anyone. God simply chose the experiences of Job. Instead of answering questions of a man with internal struggles,
Dios hizo unas cuantas preguntas de Su propia cosecha.“Job, ¿dónde estabas tú cuando YO ERA?”“Job, ¿quién eres tú para pedir un porqué a Aquel que
lo hizo todo?”
“Job, ¿crees que puedes decirme poco
que Yo no sepa?”Esas preguntas, terribles preguntas, mostraron a Job la
lapso que existía entre su pensamiento y el de Dios. Al darse cuenta de esto empequeñeció… y vio a Dios, en verdad que vio QUIÉN ES ÉL por primera vez.Los amigos de Job se perpetúan… siempre hallando porqués imaginarios en el relato: “Era el orgullo de Job”… pero Dios Mismo había dicho que no había tacha en aquel hombre.Tendremos las respuestas que queremos
aunque tengamos que improvisarlas.La concupiscencia de los amigos de Job nunca se queda satisfecha delante los misterios. La respuesta final de Dios al asunto fue, “YO SOY (y eso significa soberano).
Eso es cuanto tengo que asegurar.”Lee el obra en torno a detrás. Léelo en torno a delante, la conclusión no deja nunca de ser que Dios dijo sencillamente que YO SOY EL QUE SOY.A Job le presentaron un Dios Formidable.
Su Dios era tan pequeño que sólo podía guardar a Job
con bendiciones. No sabía que necesitaba a un Dios que fuera lo conveniente alto como para bendecirle mediante una gran catástrofe.El temor de Job consistía en que el YO SOY no era capaz de
protegerle a él y a su mundo.
El Dios de Job no era completo.Y Dios amó a Job lo suficiente como para engrandecerse
delante aquel hombre.Cuando sufrió y las bendiciones se esfumaron, el carácter de Dios se puso en duda. Así ocurre con nosotros.Cuando habló acerca de la criatura viviente más terrible que había sobre la tierra, Dios argumentó Su supremacía por favor formado a esa criatura. El temor de Job en la vida, el temor de la propia vida, le impedía alcanzar una adoración más suscripción.
Dios no consideró su temor un mal condenable, tan sólo
humana ingnorancia, y es así queDios resolvió su miedo, y le llamó a que sólo temiera…
al Único Soberano.YO SOY. Ningún otro es.Ni el Leviatán.
Ni el hombre.
Ni Satanás.
Ni Job.Habacuc se sentó en total impotencia,
testimonio del derramamiento de parentesco, de la injusticia, la idolatría,
y la cruel destrucción de Judá a manos
de impíos Caldeos.Cuando se hartó de ello hizo lo que cualquier hombre honesto hace. Puso de relieve la partida de Dios.
Preguntó, “por qué, qué está pasando y hasta cuando.”La diferencia entre Habacuc y otros es esto: él increpó deliberadamente a Dios Mismo. Entre nosotros nos decimos que es un Dios impotente y por en el interior nos quejamos de los que consideramos son Sus fracasos.
El global de los mortales carece de
la integridad para enfrentarse a Él y
del coraje para escucharle.Pero Habacuc bramó en su indignación honrado. “La justicia nunca prevalece”, decía. “La destrucción y la violencia están ante mí.”EL YO SOY contestó con presteza. Pero en vez de pacificar
al hombre indignado al que amaba, Dios procedió a incitarle
aún más. Le dejó estupefacto al decirle poco “que nunca
antiguamente se había audición.”La formidable nación que destruia a Judá había sido
enviada deliberadamente por la Mano Controladora de Dios.¿Los malvados enviados contra los justos para hacerles
más justos? ¿Entregar al mal un poder predeterminado sobre el pueblo de Dios, una crueldad enviada con el adrede propósito…
de hacer sufrir?
La idea de Habacuc acerca de la honestidad se tambaleó.
“¿Cómo es posible que Tú, inocente de todo mal,
uitlices ese mismo mal para Tus propósitos?Así pues aquel hombre interrogó a Su Dios Endeble por Su inacción y empezó a acusarle de no ser fiel a Su propio carácter. Y a Dios le gustó la contienda.Hay muchos que nunca le dicen a Dios a la cara lo que Él audición en sus corazones y ellos creen que no puede oir.Entonces Habacuc se subió a la fortaleza para mirar
y escuchar. Le dio a Dios la oportunidad de reponer. Pocos harán eso. “Velaré para ver lo que se me dirá.”
Y se puso a esperar.Lo que llegó fue la promesa cierta de Justicia Divina de
la boca misma de la Propia Justicia:
La cuestión no era “si lo haría o no”, sino sólo “cuando”.
“Aunque la visión (de la justicia) tardará aún por un tiempo, mas se apresura hacia el fin, y no mentirá; aunque tardare, espéralo, porque sin duda vendrá, no tardará.”La honestidad no está formada por lo que “YO” estimo adaptado. La integridad es lo que Dios ordena.
YO SOY… honestidad.
Y la honestidad que creemos que ha llegado a destiempo
no es una honestidad denegada.“Mas Jehová está en su santo templo.” Dios está en el trono.
Nadie ha usurpado nunca ese trono. Nadie lo hará nunca.
Nadie podría. Nadie le engaña, le detiene
o le confunde.“Calle delante de él toda la tierra.”
El hombre no tiene cero real que asegurar contra Dios y no tiene consejo para Él. Puesto que Él es el YO SOY, tú cierra la boca.Dios es Dios… gobernador y todopoderoso.
Puede hacer lo que quiera, cuando quiera y por
cualesquier propósito no claro que le parezca conveniente.El hombre que lucha contra Dios siempre sale de la lucha
con un drástico cambio de vida. Pero el que se empecina en criticarle sin ton ni son cristaliza
en su examen y duda.
Se queda… sólo… pensando que tiene razón.A Dios le apasionan la lucha honesta.
No respeta a los cobardes.
Él deseo. Siempre deseo.
Esto igualmente lo sabía Habacuc de antemano.
Se situó en la fortaleza para ser corregido
y deseaba que le corrigieran.El Dios Todopoderoso nunca se equivoca.
Siempre se te adelantará.
Dalo por hecho… pero en esa maravillosa derrota tuya alcanzas a tocar Su notoriedad exaltado y se purgan las amargas sospechas levantadas en Su contra.Dios viene al hombre que sondeo Su consejo, y al hacerlo
the answer
es siempre la misma… Él Mismo. Este es el YO SOY.
Soberano.
Su Eminente Presencia hizo tambalear a este hombre y lo situó en su debida pequeñez. Cuando estudias a Dios crees que le has dominado.
Pero encontrarte con Él significa ser diezmado.
Habacuc era débil de cuerpo,
su obstinada carne fue apaleada.Hecho trozos por Sus Palabras y Presencia, Habacuc acabó siendo escaso a una fe desnuda delante un Dios Sobrecogedor.El hombre no adquiere la fe. Es escaso a ella…
mediante humillación.La pobreza ya no le separaría de Su Dios.
Nunca más las incertidumbres perturbarían sus certezas.
Y nunca más desconfiaría del Trono.La sima que había entre sus emociones y sus creencias se disipó. El hueco existente entre lo visible y lo invisible se rellenó.
Habacuc saltó de alegría por ser capaz de explorar a Dios.
Un Dios Magnífico, una Fuerza Abrasadora,
fortaleza extrema en los cielos:El sol y la vidriera se pararon en su espacio;
A la luz de tus saetas anduvieron,
Y al resplandor de tu fulgente aguijada.Y sobre la tierra, no deja de ser un Dios Temible:Se levantó, y midió la tierra;
Miró, e hizo temblar las gentes;
Los montes antiguos fueron desmenuzados,
Los collados antiguos se humillaron. El hombre que se encuentra con “YO SOY” –cara a cara– sabe todo cuanto tiene que memorizar,
y luego sólo le resta disfrutar su camino en la vida.Libre selección y gobierno soberano.
Parece una contradicción insalvable.No los soportamos al mismo tiempo y por ello
saltamos de uno a otro.Aunque Dios ES soberano (porque la cruz de Cristo ha conseguido recuperar a Su creación), se ha restringido a Sí Mismo hasta donde llegan Sus propios derechos.
No violará la insustituible independiente voluntad del hombre.El gran don de la Cruz (luego del perdón) es el
magnánimo don de la selección. Es una verdadera autodeterminación delante Dios, actual y específica.La autonomía es un hecho.Sin bloqueo toda selección, por muy pequeña que sea, es
un asunto de vida o homicidio.En nuestra acertado ignorancia estamos ciegos al respecto. Vemos “esto, o aquello”. Si no tomo este camino siempre me queda este otro.No funciona así con Dios. Él tiene un Plan y no
tiene segundos apaños.
El hombre que escoge una senda alternativa pierde a Dios.
Por completo.La voluntad de Dios no admite sustituto por muy enjuidioso que sea el fruto.
Él no es flexible.La selección está ahí. Real, pero dual, no múltiple.
Sólo queda sí… o no.
Su voluntad o cero. Esa es la única selección.Jonás escogió. Era independiente de hacerlo pero ignoraba que
la vida le golpearía alejándole del Plan.
La naturaleza se le opuso.
Los demás le dejaron en evidencia y le utilizaron.
Estar con él les sujetaba al mismo peligro que a Jonás.No hay duda de que la ira de Dios reposa sobre los desobedientes.Puedes oponerte al Plan. Can!
Pero descubrirás que hacerlo es peor que el propio Plan.Dios no empujó a Jonás en torno a Nínive. Él nunca fuerza.
Sólo deja las cosas claras, así como las consecuencias.Lo que hizo fue orquestar la tierra para que Jonás pudiera
vislumbrar que era una crisis de vida o homicidio.
No se trataba de Nínive o de un delirio.
No era esto o quizás aquello…
era vida verdadera o homicidio igual.Dios ES vida. Todo lo demás es homicidio. Con Él está la Vida y párrafo de Él está la Muerte. Y eso no puede ser desencajado o disminuido.En las entrañas de la ballena, Jonás se dio cuenta del coste de resisitir.
Nosotros casi nada lo discernimos.
Cuán bienaventurado es el hombre que lo vive y experimenta.Fuimos creados para Dios…
ni para la esposa, ni para los hijos. Ni para obras o trabajos.
Ni para logros. Ni siquiera para habilidades humanas.
Para Él… para cero más.Y Dios no tiene ninguna obligación de apoyar
nuestra existencia o nuestra memorándum personal
si éstos se entregan a cualquier otra cosa párrafo de
Su Intención,
Su Idea.Tenemos independiente selección, pero es solamente un
derecho a escoger la homicidio.Dios controla a los peces, al mar y al singladura… y a hombres desconocidos. El flujo de la vida y de los acontecimientos existen para Dios. Todo cumple Su deseo. Todas las cosas le sirven y le rinden cuentas. Los grandes poderes del universo se inclinan en torno a Él y oponerse a esa enorme marea atractora implica ponerse a merced de un ahogamiento fatídico.No es omisión de Dios.
No es a Él a quien culpar si afirmo mi rostro contra la tempestad y el curso natural de los acontecimientos me cala hasta los huesos.Jonás tuvo el privilegio fantástico de comprobar que uno puede repeler a Dios pero no escapar de Él.
Cuando Jonás se marchó, Dios no buscó a otro hombre.
Dios no admite segundas opciones.
O era Jonás o nadie.Abrigamos esta ilusión:
Cuando Dios apasionamiento y nos faltan las cojones de asegurar “sí”, pensamos que con no asegurar cero hemos pospuesto la cuestión.
Pero la desliz de respuesta se considera un no.
Un buen sustituto se considera un no.
Un desvío se considera un no.Cualquier cosa párrafo de un sí es un no. No es posible desconcertar a Dios mientras tratamos de formar nuestro
castillo de barajas en el céfiro.¿Quieres que haya un océano entre ti y esa pobreza formidable de Dios que Él Mismo despierta en ti?
Entonces tendrás el océano. Sus simas y sus horrores.
Su fortaleza y su inmensidad.Entre las asquerosas babas de la ballena, Jonás hizo tres
nuevas elecciones para rescindir su estúpida selección. Tres “voy a hacer”.
“Mas aún veré tu santo templo.”
Dios no nos retorcerá el cuello para que se vuelva en Su dirección. Es nuestro trabajo girarlo. Y el espacio al que miramos es el espacio al que nos encaminamos. Este es tu primer movimiento deliberado… cambiar el espacio al que fijas tu observación para enfrentarte a Su dolorosa incursión en tu lamentable corazón.A continuación Jonás determinó,
“Mas yo con voz de alabanza te ofreceré sacrificios.”
La ingratitud es la causa recurrente por la que abandonamos El Camino. Nunca pensamos que Dios ha hecho lo conveniente por nosotros hasta que vemos que la pérdida nos amenaza.Y el agradecimiento es el sacrificio voluntario del hombre que
ha llegado al final de una vida que no morirá. Al final a nadie de nosotros nos quedará otra cosa párrafo de la vergonzosa pobreza de no poseer cero que poder ofrecer sino alabanza. Ni devoción, ni éxito, ni pureza…
una cero encogida, y una absoluta devastación.
“Lo he estropeado todo. Todo cuanto me queda es alabar al increíble Dios que me ha humillado más que a ninguna otra forma de vida. Pero alabaré.”¡Alabar a Dios en esta emboscada es un sacrificio!
Es la entrega del entendimiento,
la rendición de una mente arrogante.
Es deponer tu derecho a hacerlo a tu modo,
la homicidio de la voluntad.
Es la ofrenda de tus terrores,
la sumisión de emociones errantes.
La alabanza atraviesa mente, voluntad y emoción
y se detiene delante la rodilla doblada en pura aquiescencia.La alabanza es dar a Dios lo que es Suyo
olvidando mi control orgulloso.Es un gratitud de que Dios tiene razón y que
Él es el único QUE ES.La tercera determinación fue
“Pagaré lo que prometí.”Jonás se había comprometido con la obediencia
y había vuelto a ella.
El coste es siempre r del que preveemos,
asegurar ‘sí’, es siempre más practicable que llevarlo a final.Fue la propia promesa de Jonás lo que dio a Dios el derecho
a acorralarle.
Dios no usurpa derechos que no hayamos
entregado, pero los acuerdos que hagamos voluntariamente
los recibirá como un convenio.Y no deja de ser amable que nos ate a nuestra ofrecimiento,
para “ayudarnos” a ayudar nuestra palabra.No podemos escapar de Él con facilidad. ¡Qué reconfortante!Si yo fuera Dios, con distinción me desharía
del que no me quisiera.Pero el Amor atrae a la ballena, y no es crueldad.Sólo las crisis nos hacen plañir nuestra deslealtad.
La Sabiduría Final nos conoce perfectamente. Las elecciones rebeldes nos sumergen en la ballena
pero la selección de ser poseídos nos hace libres.Con Dios todo es una paradoja:
Jonás salió del control de la ballena cuando entregó
por completo el gobierno de su destino.Nada tiene el poder de retener al hombre
que ha entregado el control al
Bendito Controlador.La vida es un inmenso tapiz tejido por el huso de Dios.
Los acontecimientos se entretejen entre sí, se conectan con un significado.No hay experiencia ni persona aislada.
Hay bordes que tocan y colorean lugares distantes.
Abriles pueden separar su conexión –algunos quedan siempre en el anonimato– pero Dios teje, siempre lanzando su manecilla sobre muchos hilos, cosiéndolos inexorablemente de formas que no pueden deshilarse. Nosotros somos los hilos y somos cruzados sobre otras cuerdas, unidas, sosteniéndose una con la otra
en un tapiz definitivo e inexcrutable de humanidad que llamamos “vida”.Todos tenemos un Nínive que nos aplazamiento, y que está a nuestro cargo: nuestra ciudad de vidas desesperadas.Debemos estar dispuestos a ser “secados”, estirados y exprimidos a protección de Nínive. No nos atrevamos a estropear ese patrón inmenso, no obstante secreto, ni siquiera por un puntada de resistor.Dios nos permite el gran privilegio de ser importantes.
Pero sólo es importante en cuanto que encaje en Su esquema.
Dios se mueve. Coronará a Su Hijo. Se lo dará todo a Él.
¡Lo hará!Se mueve inexorablemente, sin pausa en torno a ese fin.
Podemos unirnos a Su marcha, pero Él no se unirá a la nuestra.Hay un papel traumatizado para cada uno. Pero los que no lleven
fruto serán puestos a un flanco y lo inútil será hasta las narices.Así pues nadie es imprescindible y nadie es necesario. No obstante, todos están invitados a ser necesitados… a unirse al “movimiento”.Dios lo terminará.En última instancia no depende de nosotros pero
se digna a revelarnos Sus metas eternas,
condesciende a compartir Su atmósfera y el
pillaje de Su triunfo.
Ir a Nínive es un privilegio inenarrable.… y, sin bloqueo, bajo la Absoluta Soberanía es poco que depende por completo de la independiente selección.Pero Jonás no se había librado todavía de la terquedad.
La ballena no le curó del todo.
Le puso en el camino correcto pero todavía no estaba
en el de un corazón imparcial.Deseaba que los rebeldes ninivitas fueran tratados con la misma
intransigencia que su propia revolución le había procurado a él. Pero el Dios que le estrujó no tenía en mente la misma técnica para la ciudad.
En vez de ello había previsto una garbo sin castigo.
A Jonás aquello le pareció injusto y empezó a hacer pucheros.La humanidad siempre sustituye los caminos de Dios por
un maniquí de honestidad centrada en sí misma.Jonás había agradecido que Dios había yeguada
pero aún le quedaba por conceder que Dios tenía razón.EL YO SOY… siempre tiene razón.Maravillosas, así son las personas cuyo Dios es Soberano.
Como Daniel.Soportó a la muy abandonado tiempo de 16 primaveras
que su hogar y su ciudad fueran quemados.
Vio a sus padres, hermanos, hermanas, amigos…
masacrados.Llevado prisionero a una tierra extraña de crueles paganos y
retenido para servir a los asesinos de su pueblo.Privado de su hombría,
desnudado hasta los propios huesos de la existencia humana.¿Qué hubieras pensado de Dios en equiparable situación de acuciamiento?¿Dónde encajarías Su Soberanía en todo este horror?¿Cómo hubieras tú evaluado Su bondad? Sin bloqueo, de algún modo… Daniel logró humillarse.Cuando Daniel relató la historia, lo expresó así:“… vino Nabucodonosor rey de Babilonia a Jerusalén, y la sitió. Y el Señor entregó en sus manos a Joacim rey de Judá… y los trajo a tierra de Sinar, a la casa de su dios…”Para Daniel, la Causa de la causa era Dios.
Si pierdes de apariencia la mano gobernador de Dios, tu mundo entra
en un caos mecánico. El orden –aunque quizás no el entendimiento– proviene de la certeza en el Dominio de Dios.Sólo se puede postrar delante Dios el que sabe que Él es el Poder
Detrás de Todo,
Sobre Todo.Dios no le dio paz a Daniel en este desorden abismal.Lo que Daniel creía acerca de Dios era lo que le daba paz.Dios estaba sobre todo.
Dios era bueno.Nos sometemos al que creemos que tiene poder sobre nosotros. Lo hacemos. Dejamos de pelear en el momento en que vemos el auténtico poder de un gran adversario.Daniel habría de convertirse en siervo.
Esa era la idea de Dios, y Daniel entró en contacto con ella y asintió.
Mediante largas pruebas de servidumbre, fue aderezado para ser representante, con inmenso poder sobre aquellos mismos que le hicieron prisionero.Nadie puede servir a un enemigo con fidelidad y plena honestidad.
Debe ver a su enemigo como un Instrumento Divino.Pues el odio engendra odio, y
la amargura, amargura.Si piensas que es un ser humano el que está tratando contigo
tratarás de matar a ese hombre… y él lo sabrá.
Y aunque seas una persona de confianza, no confiará en ti.
Aunque seas elogiable, nunca te elogiará…Esta creencia acerca de su Dios, una vez hubo actuado en las entrañas,
dio a Daniel una Gran Fe.Y cuando llegó la crisis, pudo esperar que Su Dios no sólo
interpretara un sueño desconocedor, sino igualmente escenas olvidadas.“El muda los tiempos y las edades;
quita reyes, y pone reyes.” Para Daniel, Él había sido “Dios del cielo”, “gobernador de lo invisible.” Después lo contempló de un modo nuevo, como “Dios de mis padres”. Al favor podido intervenir en sus vidas, Él igualmente estuvo adecuado en lo práctico.
Daniel salió por su propio pie de su tragedia y entró en una esfera de tremenda influencia.Una visión lloriqueante de Dios deja al hombre en mediocridad.Dado que Dios era la Fuerza Invisible tras la mano de los reyes,
Daniel no peleó con el hombre.
No amaba a sus reyes crueles porque se hicieran de querer.
Trataba a cada uno de ellos con reverencia, a aquellos paganos crueles, porque habían sido designados por Dios.La prueba asombrosa de su entereza radicó en que fue estimado
por un rey al que anunció condenación para luego ser honrado por el enemigo de ese rey.¿Qué clase de hombre tenemos aquí, con equiparable resistor?Bendecido por reyes a los que siempre daba malas informativo,
plácido conquistador de sus asesinos, en apacible compañía
de leones hambrientos.
La Soberanía sirve al hombre con diligencia.La paz impregna su historia.
Paz con autoridad.
Paz impuesta por la fuerza a sus enemigos.Sú única desazón eran sus visiones. ¡Esas visiones! Empezaron con sueños, interpretando enigmas a sus reyes. Pero cada visión excedía en resonancia, en relación con eventos futuros y igualmente
con el dominio sobrecogedor de Dios.Sus visiones predecían la caída de reyes antiguamente de que se produjeran. Porque entendió que Dios era el Autor de la Historia, le fue otorgado el privilegio de ver los eventos de la historia que el Autor estaba planeando en detalle… de antemano.
Muy, muy de antemano.Daniel veía visiones.. Después vio a Dios en Su trono y al Hijo del Hombre. Una apariencia de Dios… que cualquiera habría envidiado, y anhelado.
La apariencia de Daniel cambiaba continuamente, se expandía.Los nombres con que nombraba a Dios reflejaban una revelación en continuo cambio:Al principio le llamó Dios de los Cielos
Soberano de lo InvisibleDespués le vio como Dios de los Padres
Gobernador de mis AncestrosMás tarde era Dios de dioses
Soberano sobre otros poderesDios Altísimo
Señor de la tierraMi Dios
Gobernador sobre míAnciano de Días
Soberano del pasado El Excelso
Soberano sobre todoEl Gran y Terrible Dios
Señor de Su propia PalabraE incluso… Mesías Soberano sobre el pecado
Después de cada crisis, la luz de Daniel brillaba más.Su Dios era más alto,
La visión r,
Y la exaltación personal de Daniel
crecía en igual proporción.Pero lo que más resalta es que, al final de la crónica de Daniel,
su extraordinaria visión de Dios produjo una extraordinaria intimidad entre ellos, no implícita en los capítulos anteriores. Dios compartía Sus secretos más ocultos con el hombre, y Daniel, intoxicado de pasión, no dejaba de llamarle…
“Oh, mi Dios.”El potencial no sólo descansa en la inteligencia, pues hombres y mujeres diestros caen.El potencial de valía indestructible yace en memorizar esto:“… el Altísimo tiene dominio en el reino de los hombres, y lo da a quien Él quiere…… el cielo gobierna.”Daniel 4:25,26La raíz de toda alabanza no ofrecida a Dios es una adoración a uno mismo. Adoras lo que necesitas, y por ello tú mismo eres el que estás en el centro de tu universo y tú eres el motivo de todo cuanto haces.Tú eres tu propio apasionado.La espantosa raíz de la demencia de Nabuconodosor era, única y sencillamente, favor desplazado a Dios para deificarse a sí mismo.Nabuconodosor decretó la adoración de sí mismo. Tres judíos se negaron a agacharse. Su extraordinaria creencia era que Dios podría librarlos si así lo deseaba. ¡Aquel hercúleo horno no era un obstáculo para su Dios! Su Dios se enseñoreaba de la pomposa crueldad de diminutos
potentados de cuello erguido. Además, no tenían miedo.Nabuconodosor fue testimonio de primera mano, no sólo de su supervivencia, sino de la presencia de su Dios en la flama. Durante cierto tiempo se regodeó en la maravilla de ese Dios y le dio Su oportuno honor. Pero su sueño le advirtió de que aún codiciaba el espacio de Dios.El hombre que piense que lo ha conseguido
–que crea que tiene el control–
sufrirá una periodo de humillación irracional.
Eso es una certeza y un hecho necesario.La Posición de Gobierno de Dios no tolera competidores. Es santa e inaccesible. Aunque Dios sea accesible, Su Posición no lo es.
Él es Dios, y ese hecho nos da celos. Codiciamos Su trono.La raíz de nuestra perversión es similar a la de Satanás, “Seré como el Altísimo.” Y no nos conformamos siquiera con eso… con ser “como” Dios, equiparable a Él. Tenemos que ir más allá,
“Exaltaré mi trono por encima del Altísimo.”
Y en el fondo nuestra idea es que Dios debería ser nuestro siervo.Se acaricia un pensamiento funesto.
Si te permites el capricho durante mucho tiempo, la
excentricidad asumirá el cargo.El Rey recogió una cosecha que duró siete primaveras por usurpar
el dominio:… accidental de la compañía de hombres normales.
… una existencia fundamentalmente irracional, expuesto a la naturaleza, hasta que llegó a un gratitud completo (número siete) de que había una diferencia entre él y Dios.Son simbologías de experiencias reales:
desolación interior y escarnio sabido.Sólo renunciaremos a ser dioses cuando nos obliguen.
Sólo nos pueden desmontar de nuestro pedestal
mediante la vergüenza.
Sólo el martillo echa nuestra rodilla en tierra.
Nuestros rostros han de conocer el simple sabor de la hierba y
nuestra dependencia con las bestias.Hemos de ser empapados con el rocío
del desistimiento de los cielos
para comprender por fin su categórico gobierno.El estado de parálisis dura lo que dure comprender esto hasta su última coma:
“el Altísimo gobierna en el reino de los hombres, y
lo entrega a quien él quiere.” Nabuconodosor pensaba que era rey porque era un ser aventajado, y sólo él podía serlo. Tuvo que formarse que era rey porque Dios se dignó a ello y no por razones que dependieran de él mismo.“el Altísimo tiene dominio en el reino de los hombres, y lo da a quien él quiere y pone sobre ellos al más humilde de los hombres.”
Y él era uno de ellos…El soliloquio de Nabuconodosor es digno de meditarse:“Mas al fin del tiempo yo Nabucodonosor alcé mis ojos al cielo, y mi razón me fue devuelta; y bendije al Altísimo, y alabé y glorifiqué al que vive para siempre:Cuyo dominio es sempiterno, y su reino por todas las edades. Todos los habitantes de la tierra son considerados como nada; y él hace según su voluntad en el ejército del cielo, y en los habitantes de la tierra, y no hay quien detenga su mano, y le diga: ¿Qué haces?En el mismo tiempo mi razón me fue devuelta, y la majestad de mi reino, mi dignidad y mi grandeza volvieron a mí, y mis gobernadores y mis consejeros me buscaron; y fui restablecido en mi reino, y r grandeza me fue añadida. Ahora yo Nabucodonosor alabo, engrandezco y glorifico al Rey del cielo, porque todas sus obras son verdaderas, y sus caminos justos; y él puede humillar a los que andan con soberbia.” Nabuconodosor entendió quién era él y quién era Dios
y el espacio insalvable entre los dos.Cuando tomó su espacio se mantuvo en el interior de los límites
fijados por Dios, fue bendecido, e incluso exaltado.
Dios puede dar mucho al hombre
que permite que Él tenga Su trono.En la habilidad de la vida, si tratamos de orquestar el universo
que tenemos a mano orando para que Dios nos obedezca, respaldando nuestra memorándum,
nos convertimos en Nabuconodosor.Existe una desgraciada ignorancia en cuanto a este control.
Estar ciego es una cosa, pero cuando estás ciego respecto a tu ceguera, eres peligroso y algún tiene que pararte los pies.Y como Nabuconodosor descubrió, Dios está a la importancia de las circunstancias.Sólo la Interferencia Soberana de Dios
puede convencerte de la…
soberanía. Yo caminaba con furiosos “porqués”, enterrados en una
profunda cámara de tortura.Mi madre sufrió una homicidio horrible cuando yo tenía 15 primaveras, convirtiendo un corazón cándido en un mundo mezquino e inhóspito. Ese muchacha sufrimiento clamaba por
una explicación justo… que me satisfaciera.Un enorme conflicto rugía en lugares secretos. No lo supe hasta
que Dios lo reveló. Este era el conflicto:¿Quién se llevó a mi madre?
¿Era Dios? Oh, no, Dios es
bueno… Dios no pudo ser.La homicidio de mi madre
fue poco muy malo para mí.
Pero a la postre Dios tiene el control.
¿No?¿La fuerza maligna de Satanás? Yes,
Sin duda.
¿Fue la voluntad de Dios?¿Cómo pudo ocurrir?
¿O fue omisión de ella?Había sido una pregunta que venía de espacioso, una pregunta empapada en sudor… sin atisbo alguno de decisión.
Cuando por fin Él pudo sacar el “¿por qué?” de la oscura cueva
donde yacía, Él respondió. Pero, por protección, ten en cuenta que no dio explicaciones:“Sostengo las llaves del báratro y de la homicidio.
Sí, Marta, Yo me llevé a tu madre, tal y como sospechabas.Pero no hay contradicción entre mi Bondad
y su homicidio…
Soy Dios. Y soy bueno. Y me llevé a tu madre,
por ende la homicidio de tu madre fue buena.Ahora adórame.”Así pues le agradecí por aquella situación que me había resquebrajado, por aquello a lo que había estado resistiendo durante primaveras. De algún modo fue practicable.Pero seguía sin favor explicación.
Sólo que aquello fue bueno, para mi propio perfectamente, porque Él es bueno.Su dulce respuesta resolvió mi división, sanó mi dolor.
De alguna modo estaba profundamente satisfecha.
Después de todo no había precisado memorizar “por qué”.Había precisado memorizar si Dios estaba irrevocablemente al mando. Si yo era era en ingenuidad abandonado a la vida y al mal… a cualquier cosa que quisiera hacerme daño. Si mi mundo podía venirse debajo casi de la oscuridad a la mañana, como adolescente protegida y más perfectamente indefensa, entonces cualquier cosa que pudiera ocurrirme, cualquier horrible posibilidad, era una ruina en ciernes.¿Tenía yo alguna protección? ¿Estaba yo quizá segura?Mis asideros se tambaleaban. Una explicación de por qué había
sucedido no habría contestado a mi verdadera pobreza:
la pobreza de memorizar si la vida podía sacudirme
sin misericordia mientras Dios observaba con indiferencia o,
aún peor, impotencia.La respuesta fue YO SOY. Y eso es lo que más necesitaba
memorizar. Él ERA Dios. Lo era de verdad.Un Dios… no un Árbitro Observador, sino una
Fuerza Muy Presente.Salí de la enfermedad oculta que mi solitario ‘por qué’
había causado.Pues no era su homicidio lo que originó mi amargura, ni nadie
de los sufrimientos en relación con ella… sino mi fracaso de comprender al Dios por encima y por detrás de todo el asunto.
Mi cuestión más profunda no tenía demasiado que ver con los sucesos (como yo creía), sino con Su Innata Bondad y Su Poder Primordial.Después de todos los errores del hombre y sus consecuencias; luego de que todo el mal evidente se saliera con la suya,
¿seguía Dios siendo Dios? ¿Tenía Él la última palabra?Vi que Su Bondad y Su Poder eran tan vastos que
ningún mal, ningún sufrimiento tienepoder para dañarme en el interior de Sus dominios.Todo desastre es absorbido por Su supremacía y se vuelve,
no sólo desprendido, ¡sino humanitario!El problema no era el sufrimiento… era mi separación de
Dios mientras lo padecía. En el momento en que lo desenterré
–no, cuando Él lo desenterró–
y lo situé en el interior de Su Soberanía, el dolor se fue.Cuando algún ya no sufre más dolor en el sufrimiento,
¿qué importa el sufrimiento?La transformación de aquellas creencias relativas
a Quién ES Él me hizo una persona completa,
y en mi diario existir veía la prueba de ello.Aturdida, incrédula, supe que Dios me había entregado la picaporte para
la sanidad del dolor del hombre interior. Percibí que había tocado, no sólo mi propia decisión, sino una cura eterna. ¡Una afirmación audaz, sin duda!Pero de cuya certidumbre estuve, y seguiré estando,
absolutamente convencida.Una verdad que era clara como cristal y
era innegable en Su Palabra.La picaporte: una simple creencia y una simple respuesta, basada en
la Escritura:Dios es soberano.
Le doy gracias por ello.PorqueDios es… ¡y Él es Dios!Pasaron 12 primaveras antiguamente de encontrar la escritura que presentaba la verdad que había vivido y mediante la cual había apurado seguridad.
Era Romanos 1:21 y siguientes…Porque las cosas invisibles de él, su indestructible poder y titán, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa. Su indestructible poder… eso es soberanía.
Su naturaleza divina… eso es bondad.
Éstos están escritos en la naturaleza, claramente
en la creación. Visibles e inconfundibles.Pues habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, Dios es obvio. Evidente. Nuestra respuesta debería ser sobrecogimiento delante Su poder y
devolución por Su bondad. Fracasar en reponer de este modo significa nacer una bucle en torno a un
desastre sin fin.sino que se envanecieron en sus razonamientos,Los pensamientos que están privados de Su soberanía y bondad generan una mente ineficaz.y su necio corazón fue entenebrecido. La mente alimenta la futilidad del corazón. Y el corazón comienza a escupir emociones de oscuridad y estupidez.Profesando ser sabios, se hicieron necios, Mentes huecas en lo secreto hacen corazones necios. En breve el necio se hace publicamente palpable y piensa que su turbio ingenio es sabio.y cambiaron la notoriedad del Dios incorruptible en dependencia de imagen de hombre corruptible, de aves, de cuadrúpedos y de reptiles. Debemos tener un dios. Desdeñar al Verdadero implica elaborar una absurda falsificación, muerta e inútil.Por lo cual igualmente Dios los entregó a la inmundicia, en las concupiscencias de sus corazones, de modo que deshonraron entre sí sus propios cuerpos, La inmoralidad sexual es la evidencia (y el resultado) de olvidar al Dios de Todo, que ES placer y plenitud.ya que cambiaron la verdad de Dios por la mentiraDios no sólo es Verdad sino que Él es Realidad.
Y Él es la única
fuente de ella.Donde Dios está… está la Verdad.
Donde Dios no está… la mentira vive
llenando la vacante.honrando y dando culto a las criaturas antiguamente que al Creador, el cual es modesto por los siglos. Si no sirves al Creador que
te creó para ser Suyo te harás siervo de
las cosas que Él creó.Por esto Dios los entregó a pasiones vergonzosas; pues aun sus mujeres cambiaron el uso natural por el que es contra naturaleza,
y de igual modo igualmente los hombres, dejando el uso natural de la mujer, se encendieron en su lujuria unos con otros, cometiendo hechos vergonzosos hombres con hombres, Más y más debajo, de mal en peor. Un Dios
desdeñado implica a Satanás entronado. Y este amo engendra en ti su obsesiva perversión hasta la pérdida de la magnificencia de tu propio mercaderías.
y recibiendo en sí mismos la retribución debida a su extravío. Hay consecuencias terribles por retorcer Su orden para avivar nuestras lujurias.
Una retribución merecida, que escogimos y
alimentamos.Y como ellos no aprobaron tener en cuenta a Dios, Dios los entregó a una mente reprobada, para hacer cosas que no convienen; La enfermedad mental es la selección que hacemos para poder negarnos a aceptar lo que sabemos… que Dios es bueno y que
Dios es Dios.estando atestados de toda injusticia, fornicación, perversidad, miseria, maldad; llenos de envidia, homicidios, contiendas, engaños y malignidades;
murmuradores, detractores, aborrecedores de Dios, injuriosos, soberbios, altivos, inventores de males, desobedientes a los padres,
necios, desleales, sin afecto natural, implacables, sin misericordia;Problemas complejos y pecados atroces
tienen dos raíces sencillas y básicas: una,
rehusar explorar al Dios todopoderoso,
y la otra, partida de simple devolución
por ser quién es.Dime que Dios es soberano y me estremezco.
Dime que igualmente es bueno y hay bostezos por doquier.Pero Su soberanía se hace tolerable por Su
inconmensurable bondad.De hecho, la palabra “bueno” es insípida cuando se utiliza en relación con Su bondad. El “bueno” de Dios se sale de los márgenes del vocabulario.Cuando Jesús fue llamado “maestro bueno”, Él dijo“¿Por qué me llamas bueno?
Ninguno hay bueno sino uno: Dios”“Ninguno hay bueno…” Eso excluye a cualquier otra apariencia de perfectamente. De hecho, según esa afirmación,
no hay perfectamente excepto Dios.Todo cuanto produce el hombre no es bueno. Los actos nobles, las gestas heroicas, el comportamiento gso
–todo el perfectamente del hombre– no es bueno. No es auténtico perfectamente.Su bondad nos es incomprensible. Y el ardid predilecto
del enemigo es cegarnos cruelmente a esa bondad…
presentar pruebas de que no existe y dejarnos con el temible
dilema de todo ello.Cuando se palabra de Dios no suele cuestionarse si es “Santo”. Lo santo lo admitimos. Pero la bondad, la bondad auténtica, ah, eso es un asunto diferente.
La bondad de Dios no sólo se vindica por todo cuanto Él restauró a Job, sino por los recalcitrantes amigos de Job que recibieron una robusto desaprobación divina.Su bondad se observa en Su plan divino para José. Estaba completamente sólo, en medio de un diseño secreto, preparándole para un perfectamente, siquiera cosas espléndidas: el gobierno de Egipto y la salvación de su pueblo, aquellos mismos que le ocasionaron un sufrimiento tan injusto. ¡Dios fue bueno con aquellos hermanos traicioneros!“Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis.”Jeremías 29:11Dios siempre tiene Sus planes: apasionantes, un orden
espléndido de futuro.¡A Daniel le entregó el inimaginable gobierno de la nación de sus captores! Y párrafo de ello a Daniel le otorgó un espacio eminente en todas las épocas de los hombres y por la cielo.A Abraham le hizo rico en medio del incidente en que fue desleal a Sara… colmado de riquezas por el rey a quien tanto sufrimiento causó su mentira. La bondad de Dios no conoce límites excepto aquellos que nosotros creamos.Dios puede guardar al que sabe que Él es Dios
y no se opone a ello.Pero más conmovedor y más inescrutable es el ofrecimiento de Su propio Hijo a un sufrimiento atroz. Why? Para poder conceder Su bondad a una humanidad que sólo merecía Su ira. Nunca podremos resistir a asimilarlo. Raro es siquiera el que de nosotros se acerca a recibirlo. Pesamos Su bondad en nuestra báscula: por lo sensual, por paz o prosperidad, por las cosas que Él da. Y por ese extranjero querella le juzgamos.No poseemos una visión auténtica de Su extenso perfectamente,
de Su completa bondad.La bondad de Dios se sitúa en una esfera de una motivación pura, la motivación de Su propio aprecio frente a nuestra indignidad de merecerlo. Es una integridad absoluta, un carácter impecable, en los cuales nunca puede ser pronunciado de hacer mal o siquiera de la más leve injusticia.Él no es el “Dios que alimenta a los cinco mil”.
¡Él es el “Dios de las doce canastas sobrantes”!No nos ha inútil una sola cosa e incluso
va más allá de lo que necesitamos,Él ha entregado todo cuanto tiene, aun
el gobierno del mundo, ¡un trono conexo a Su Hijo!¿Entiendes? ¡No nos ha inútil cero!
“toda bendición espiritual en los lugares celestiales…”
“… todo es vuestro.”
“El que no escatimó ni a Su propio hijo…
¿como no nos dará igualmente todas las cosas?”
El problema nunca, nunca es de parte de Dios.
El problema sólo estriba en nuestra receptividad.
Compramos la mentira de antiguamente…
Dios no es bueno, y la prueba de ello es todo lo que nos niega.Con lo cual desterramos a nuestros amargados corazones de Su gsidad.Nos aferramos a nuestras transgresiones por no ser capaces de reconocerlas y cuando no experimentamos Su chaparrón temprana decimos que Él no hace lloviznar.Preferimos vencer en nuestra orgullosa pobreza antiguamente que necesitarle. Y preferimos fracasar en nuestra chiflada independencia antiguamente que ofrecerle a Él los laureles de nuestra triunfo.Sólo los mendigos se encuentran a distinción
en el reino de las maravillas.YO SOY… bondad.Aunque Dios es soberano, pues ostenta un dominio intocable,
limita Su nivel de involucración a nuestra invitación.Muchos, trágicamente muchos, de los propósitos de Dios para con nuestras vidas caen a tierra. Las cosas no siempre salen cómo Él las había perfectamente planeado. Pero no es omisión suya… sino nuestra. Se nos ha entregado la más increíble responsabilidad… la de cambiar el mundo mediante la oración, no con nuestros “arreglos”, no por nuestro control, sino por lo opuesto, por estar involucrados sólo en un poder… ¡el Suyo!
Y esa grandiosa dinámica obtenida a través de la oración contempla cómo Él interviene en la futilidad humana.
Dios ha entregado al hombre la oportunidad de tener poder
sobre los acontecimientos.Sólo para sostener Su voluntad, ¡sólo para eso! Do not
para un poder independiente, no para que el hombre decida, controle, “sea”.La humanidad tiene como propósito ser el herramienta
mismo de la soberanía de Dios.Cada persona tiene, como Ester tuvo, un momento histórico cuando el principio de uno llega a su diseño divino… “para este tiempo”.Aun así Él obtendrá Su propósito final. Lo hará. Y tal es Su prestigio que usará incluso la insurrección del hombre para conseguirlo.
“La ira del hombre le rendirá alabanza”.
Por lo cual la soberanía no nos adormece en pasividad. “Ah, bueno, lo que haya de ser será”.La humanidad ansía por encima de todo el poder.El mundo impasible está envuelto en una obsesión por el poder.
La búsqueda de plata es en ingenuidad la búsqueda del poder que el plata da. Las naciones compiten por el poder. Las familias contienden para obtener poder unos sobre otros. Y el espacio de trabajo es un espacio donde se araña y contiende para obtener dominio. Allá donde esté el hombre, ahí está la becerrada, la pugna por el poder.El hombre quiere la posición de Dios, pero Dios ha entregado un poder diferente a la humanidad, un espacio enorme de dominio al que se accede por rendición. Cuando recurre a la oración, cuando abdica de las potencias humanas que son ilegítimas, el hombre vendimia el poder previsto para él… el poder de cambiar los acontecimientos sin participar de ellos, sin aplicar siquiera una palabra. La mera oración, cuando sólo se sondeo la voluntad de Dios, hace que la voluntad de Dios entre en dominio por encima de la estúpida confusión humana.El episodio de Jesús en el desierto fue una pugna de poder.
La tentación consistió en utilizar poder auténtico
pero ilegítimo.La primera trataba del poder sobre la materia. “Haz que la piedra se convierta en pan”. Jesús prefirió sufrir, incluso morirse de deseo, antiguamente que manipular la materia.La sucesivo trataba del poder sobre Dios. “Salta… y deja que los ángeles te sujeten.” Olvídate del línea y fuerza la mano de Dios. Jesús no saltaría a menos que Dios le dirigiese a ello. Cedió Su propia influencia sobre Dios… para siempre.La tercera trataba del poder sobre el hombre, la tentación de presidir al hombre en vez de servirle.Estas son las tres categorías de la codicia del hombre:
Supremacía sobre
la materia, Dios y el hombre.Jesús abdicó de esos poderes humanos. Al hacerlo, sólo se apoyó en el Poder del Altísimo, obtenido mediante la oración…y dejó a Dios ser Él Mismo.El Gran YO SOY.Los personajes del Antiguo Testamento son reales.
Algunas de sus experiencias traumáticas son como las
nuestras… se asemejan a nuestras luchas con Dios
y son un reflexiva de nuestra examen a la vida que Él supervisa,
de modo que algunas las vemos desde una perspectiva personal.Pero hay Uno que está en relación con todas esas luchas.
En ingenuidad son imágenes de Jesús.
Al igual que Dios, vemos a Jesús en Su rendición perfecta,
su obediencia íntegra.
Pero en su particular prisión humana,
se enfrentó a todo.Experimentó el rechazo de los hermanos de José.
Se enfrentó con la amor de Abraham,
las luchas de Habacuc.Sufrió el malentendido de los amigos arrogantes
y el dolor mortal igual que Job.
Probablemente perdió a uno de sus padres… como yo.Jesús sabe qué se siente en nuestra amor,
la futilidad de nuestro sudor…Jesús se enfrentó a todo. Algunas cosas las sabemos.
La ría no. El hecho sorprendente que tenemos en la Escritura
es que fue tentado en todas las cosas igual que nosotros,
sin bloqueo no pecó.La Biblia dice: “en todos los aspectos.”Hizo suya, en alguna medida,
toda experiencia humana,
en formas que no están escritas,
con luchas internas secretas.¡Qué Dios!
¡Soberano y poderoso en los lugares celestiales,
aunque puso a Su Hijo en nuestros miserables zapatos
para que Dios pudiese en verdad existir el dilema humano!Todo dilema.Incluido… el Tuyo.YO SOYEl Único y el Todo


Christian Apologetic  (375)  (467)  (23)  (29)  (27)  (12)  (28)  (44)  (16)  (13)  (15)  (13)  (15)  (24)  (24)  (28)  (17)  (17)  (16)  (12)  (16)  (18)  (3)  (8)  (6)  (10)  (9)  (9) 2016  (2)

.(tagsToTranslate)11s(t)666(t)amistad(t)anticristo(t)apologetica(t)ayuda(t)biblia(t)casas(t)catolicos(t)células(t)charla(t)chat(t)códigos de la biblia(t)cristiana(t)cristianismo primitivo(t)cristiano(t)dhtml(t)dios(t)discusión(t)doctrina(t)españa(t)castellano(t)espiritu santo(t)estudios bíblicos(t)evangelicos(t)evangelio(t)evolucion(t)fe(t)fenómenos numéricos en la biblia(t)foro(t)foro cristiano(t)gene edwards(t)garbo(t)iglesia(t)islam(t)javascript(t)jesucristo(t)jesus(t)la web cristiana(t)autodeterminación(t)madame guyon(t)marca de la bestia(t)microsoft(t)misioneros(t)misiones(t)mormones(t)netanyahu(t)noe(t)papa(t)persecución cristiana(t)pizarra(t)profecia(t)protestantes(t)push(t)putin(t)arrebato(t)religión(t)sectas(t)testigos de jehova(t)tierra(t)todo(t)torres gemelas(t)trump(t)unico(t)verichip(t)vida interior(t)web(t)web cristiana

Source link
Facebook Comments

Deja una respuesta