¿Qué religión es la que salva? – La Web Cristiana de Apologetica

Algunas religiones son étnicas como el hinduismo. Otras son nacionalistas como el sintoísmo. Algunas son tradicionalistas como el judaísmo. Hay religiones que enseñan la moral y la étnica como el confusionismo. Otras son militaristas como el Islam. El budismo es místico. El animismo es oculto. Existen centenares de religiones en el mundo. Algunas son antiguas y otras son nuevas. Aun las enseñanzas de Jesucristo se han integrado a formar parte de una y otra religión ¿Donde esta la respuesta?

TODAS LAS RELIGIONES TIENEN UNA COSA EN COMÚN. Todas ofrecen un sistema de enseñanzas, ritos y normas de vida para hacerte feliz en esta vida y por la eternidad. La religión dice que el individuo posee en sí mismo el poder de ganarse su propia salvación sobre la base e mérito, o santidad, personal. Hay muchos mandamientos, reglas y normas-suficientes para hacer merecedora a cualquier persona que las pueda guardar.

Las normas de vida de una religión pueden ser las mismas, o tan buenas, como las de otros grupos, pero el problema básico de la religión no tiene que ver con las normas que tenga, o no tenga. El problema esta en el hombre mismo. Él dice y no hace. Él promete y no cumple. Así que la persona falla a su religión y su religión le falla a ella. El fallo no esta en el deseo de tener comunión con Dios, sino en el método que se usa para lograrlo.

LA RELIGIÓN PONE EL ÉNFASIS EN LA PERSONA MISMA. Se supone que el objetivo de practicar la piedad es para encontrar un mejor camino de vida, el del conocimiento de Dios y obtener la vida eterna. ¿Por que hay tantas religiones si se busca la misma cosa? Porque cada cual hace su voluntad: cada cual fabrica su propio dios. La imaginación humana hace una figura y dice, “He aquí, mi dios”.

¿No parece lógico que si Dios existe y si Él quiere tener la comunión con el hombre que ha hecho, que el mismo tomaría la iniciativa e indicaría el camino hacia Él? Dios no ha dejado al ser humano perdido en esta isla del universo con solamente su propia imaginación para ayudarle a encontrar las respuestas a sus más grandes preguntas. Dios ha hablado con toda claridad.

Aunque muchos los ignoran, Dios ha dejado tres testigos fieles en la tierra. Son la naturaleza, la Santa Biblia y el Señor Jesucristo.

Por medio de la naturaleza, nos damos cuenta que el creador es de infinita sabiduría y poder. Él ha hecho la expansión del espacio y el minúsculo mundo microscópico. Aprendemos que el ama la belleza, el orden y que es moral. El diseño y el sostenimiento de la vida misma hablan de su infinita sabiduría. El apóstol Pablo hace mención de esta verdad en su epístola a los Romanos cuando dice, “Porque las cosas invisibles de Él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidos por medio de las cosas hechas de modo que no tienen excusa” (Romanos 1:20).

Dios ha entregado las Sagradas Escrituras a la humanidad por medio de los profetas. La respuesta de Dios a las preguntas del hombre se encuentran en la Santa Biblia. Grandes verdades espirituales, filosóficas, psicológicas, geológicas, antropológicas y de muchas otras ciencias se encuentran en los dos testamentos de la Biblia.

Todos tienen opiniones acerca de la Biblia, pero muchos ignoran lo que ella dice. No se dan cuenta que ella será su juez y acusador en el juicio final. Jesús dijo, “al que oye mis palabras, y no las guarda, yo no le juzgo; porque no he venido a juzgar al mundo, sino a salvar al mundo. El que me rechaza, y no recibe mis palabras, tiene que le juzgue; la palabra que he hablado, ella le juzgara en el día postrero.” (Juan 12:47-48)

Jesucristo es la suprema revelación de Dios. El mismo dijo, “El que me ha visto a mí, ha visto al Padre.” (Juan 14:9) Conocer a Cristo es conocer a Dios. Ningún otro líder religioso de las religiones principales del mundo ha podido decir que era Dios y comprobarlo con su vida como hizo Cristo. La persona que rechaza esta revelación final y verdadera de Dios perderá la esperanza de la vida eterna.

“Por eso os dije que moriréis en vuestros pecados; porque si no creéis que yo soy, en vuestros pecados moriréis” (Juan 8:24).

De todos los lideres religiosos del mundo, solo Jesucristo enseñó que la salvación de la persona no depende de sus propios esfuerzos, ni de su propia virtud, ni de sus propias obras de justicia; sino que descansa totalmente sobre el mérito y la santidad del Hijo de Dios. Solamente Cristo enseñó que la salvación es por medio de la gracia (el favor inmerecido que Dios da al pecador) y que esta salvación se recibe sencillamente por medio de la fe en Él -más nada y menos nada.

ESTA VERDAD SEPARA A JESUCRISTO DE TODOS LOS FUNDADORES DE LAS RELIGIONES DEL MUNDO Y LE PONE EN UNA CLASE APARTE. Él enseñó que todos deben arrepentirse de sus pecados. El arrepentimiento que Dios demanda es un cambio de parecer y de corazón, el cual transforma la vida. Además, Jesús enseñó que la salvación se recibe por medio de la fe puesta en el mismo y en su Palabra. Por el otro lado, la religión solamente ofrece sufrimiento, penitencias, disciplinas y castigos. La religión dice que hay que guardar mas mandamientos y hacer mas obras para “pagar por tus pecados”. Jesús dice, “Yo lo pague todo por ti, en tu lugar.”

Nadie es suficientemente bueno. Nadie puede acercarse a Dios por medio de sus propios méritos. Delante de Dios, todos somos pecadores de un grado u otro. Esta condición del corazón humano hace imposible que el hombre mismo se salva. La practica de la religión puede afectar el comportamiento de una persona ante el mundo que le rodea, pero jamás podrá cambiar el corazón, el interior de la persona, y hacerla justa.

Jesucristo ofrece una nueva vida. Esta vida comienza con el nuevo nacimiento. Tu puedes trabajar toda tu vida, pero nunca podrás hacerte un miembro de la familia de Dios por medio de tus propios esfuerzos, porque los hijos de la familia de Dios nacen, no se hacen.

Jesucristo se hizo miembro de la familia humana para que nosotros pudiéramos llegar a ser miembros de la familia de Dios. Él nació en la tierra de Palestina para que nosotros pudiéramos renacer para el cielo. El murió en nuestro lugar sobre una cruz para que nosotros pudiéramos vivir en su hogar en la Gloria. Él resucitó de entre los muertos para asegurarnos una mejor resurrección para la vida eterna.

La religión dice, “Consigue tu propia salvación”, mas Cristo dice, “Recibe el regalo de Dios.”

La religión dice, “haz lo mejor que puedas”, mas Jesús dice, “Fíate de Dios de todo tu corazón.”

La religión dice, “haz esto y lo otro”, mas Jesús dice, “consumado es.”

La religión dice, “Afligios a vosotros mismos,” mas Cristo dice, “Dejad vuestras obras muertas.”

La religión dice, “Apacigua la ira de Dios,” mas Jesucristo dice, “Acepta el amor de Dios.”

La religión dice, “Paga tus deudas,” mas Dios dice, “Acepta mi perdón.”

La religión dice, “Laméntate,” mas Cristo dice, “Regocíjate.”

¿Que debo hacer para heredar la vida eterna? La Santa Biblia dice, “Esta es la obra de Dios, que creáis en aquel quien Él ha enviado.”

¿CUÁL RELIGIÓN SALVA? NINGUNA RELIGIÓN SALVA, porque la religión siempre empieza con el ser humano, y él es un fracaso total. La salvación que Jesús te ofrece, ahora mismo, te traerá el perdón, la paz con Dios y la felicidad eterna. Él borrara los pecados del pasado. La religión jamás podrá hacer esto. Dios te dará un nuevo corazón un corazón que lo ama y lo quiere agradar en todo. El amor de Dios tomara el lugar del temor de Dios serás parte de su gran familia Y NO DE UNA RELIGIÓN.

Que Dios les Bendiga

Por Leonardo Muñoz Muro, Publicado en ForoCristiano.com (Foro General de Religión)

Deja un comentario