¿Qué es un apologista?

Pregunta: "¿Qué es un apologista?"

Responder:

Los apologistas son personas involucradas en la apologética, una rama de la teología relacionada con la defensa de la fe. Un apologista afina su capacidad para defender la fe cristiana presentando pruebas de la Biblia, la lógica y otras fuentes empíricas e intelectuales. En primer lugar, Pedro 3:15 bien podría considerarse un verso del tema de un apologista: “Siempre esté preparado para dar una respuesta a todos los que le pidan que dé la razón de la esperanza que tiene. Pero haga esto con gentileza y respeto."

El apóstol Pablo era un apologista experto. En Tesalónica, "entró en la sinagoga, y durante los tres días de reposo, razonó con ellos a partir de las Escrituras, explicando y demostrando que el Mesías tuvo que sufrir y resucitar de entre los muertos" (Hechos 17: 2-3, énfasis agregado). Poco después, Pablo estaba en Atenas hablando en el Areópago con filósofos griegos (Hechos 17: 22–24). También defendió el evangelio ante los reyes, presionándolos para obtener una respuesta (Hechos 26: 26-28).

Los apologistas deben tener un gran conocimiento de las Escrituras y las doctrinas cristianas. Algunos de los respetados apologistas cristianos de hoy son Norman Geisler, Josh McDowell, William Lane Craig, Lee Strobel, Daniel B. Wallace y Ravi Zacharias.

En cierto sentido, todos los cristianos deben ser apologistas. Cada creyente debe poder dar una presentación bien razonada de la fe (1 Pedro 3:15; 2 Timoteo 2:25). Esto no significa que todos deban ser expertos en apologética, pero los creyentes deben saber qué, por qué y cómo compartir sus creencias con los que preguntan. Y debemos conocer la Biblia lo suficientemente bien como para defender nuestra fe contra los ataques de los incrédulos.

Más que nunca, la comunidad cristiana está siendo desafiada y rechazada por la sociedad. Y tristemente, también estamos encontrando los cimientos de la doctrina de la iglesia siendo atacada desde adentro. Algunos dentro de la iglesia pervierten las Escrituras "para satisfacer sus propios deseos, (reuniendo) a su alrededor un gran número de maestros para decir lo que sus oídos quieren escuchar" (2 Timoteo 4: 3; cf. Apocalipsis 2:20).

Los estudios realizados por Barna Group y USA Today encontraron que casi el 75 por ciento de los jóvenes cristianos abandonan la iglesia después de la secundaria. Algunas de las razones principales de esta caída tienen que ver con el escepticismo intelectual, los ataques a su fe por parte de profesores impíos y la implacable presión de los compañeros para disfrutar de "las cosas del mundo" (1 Juan 2: 15-16). El entrenamiento en apologética puede ayudar a frenar algo de este desgaste espiritual.

En el centro de la apologética cristiana está la "esperanza" que tenemos dentro de nosotros (1 Pedro 3:15), y Jesús es la causa de esa esperanza (ver Tito 2:13). Jesús nos da la promesa de que “quien me reconozca ante los hombres, yo también lo reconoceré ante mi Padre que está en los cielos” (Mateo 10:32; cf. 2 Timoteo 1: 8).

Si bien la defensa de nuestra fe debe ser confiada e inflexible, debemos comprometernos con la apologética "con amabilidad y respeto" (1 Pedro 3:15). "El siervo del Señor no debe ser contencioso, sino que debe ser amable con todos, capaz de enseñar, no resentido" (2 Timoteo 2:24). Debemos hablar la verdad en amor (Efesios 4:15).

No es suficiente que un apologista tenga conocimiento de las Escrituras; él debe amar a la gente, también. El objetivo de la apologética no es ganar argumentos sino guiar a las personas a conocer la verdad que los hará libres (Juan 8:32). "Los opositores deben recibir una instrucción amable, con la esperanza de que Dios les conceda el arrepentimiento, llevándolos al conocimiento de la verdad, y que recuperen el sentido y escapen de la trampa del diablo, quien los ha tomado cautivos para hacer su voluntad ”(2 Timoteo 2: 25-26).

Deja un comentario