¿Qué es el liderazgo cristiano?

Pregunta: "¿Qué es el liderazgo cristiano?"

Responder:

¿Qué es el liderazgo cristiano? ¿Cómo debería ser un líder cristiano? No hay mejor ejemplo para el liderazgo cristiano que nuestro Señor Jesucristo. Él declaró: “Yo soy el buen pastor. El buen pastor da su vida por las ovejas "(Juan 10:11). Es dentro de este verso que vemos la descripción perfecta de un líder cristiano. Él es alguien que actúa como un pastor para esas "ovejas" a su cuidado.

Cuando Jesús se refirió a nosotros como "ovejas", no estaba hablando en términos afectuosos. En verdad, las ovejas se encuentran entre los animales más tontos de la creación. Una oveja perdida, aún cerca del oído de la manada, se desorienta, confunde, asusta e incapaz de encontrar el camino de regreso al rebaño. Incapaz de alejar a los depredadores hambrientos, el callejero es quizás la criatura más indefensa de todas. Se sabe que rebaños enteros de ovejas se han ahogado en épocas de inundaciones repentinas incluso a la vista de terrenos más altos fácilmente accesibles. Nos guste o no, cuando Jesús nos llamó Sus ovejas, Él estaba diciendo que sin un pastor, estamos indefensos.

El pastor es uno que tiene varios papeles con respecto a sus ovejas. Dirige, alimenta, nutre, reconforta, corrige y protege. El pastor del rebaño del Señor dirige modelando la piedad y la justicia en su propia vida y animando a otros a seguir su ejemplo. Por supuesto, nuestro último ejemplo, y el que debemos seguir, es el mismo Cristo. El apóstol Pablo entendió esto: "Sigue mi ejemplo, como yo sigo el ejemplo de Cristo" (1 Corintios 11: 1). El líder cristiano es uno que sigue a Cristo e inspira a otros a seguirlo también.

El líder cristiano también alimenta y nutre a las ovejas, y el "alimento de las ovejas" es la Palabra de Dios. Así como el pastor lleva a su rebaño al pasto más exuberante para que crezcan y florezcan, el líder cristiano alimenta a su rebaño con el único alimento que producirá cristianos fuertes y vibrantes. La Biblia, no la psicología ni la sabiduría del mundo, es la única dieta que puede producir cristianos saludables. “El hombre no vive solo de pan, sino de cada palabra que sale de la boca del SEÑOR” (Deuteronomio 8: 3).

El líder cristiano también consuela a las ovejas, atando sus heridas y aplicando el bálsamo de compasión y amor. Como el gran Pastor de Israel, el Señor mismo prometió “atar a los heridos y fortalecer a los débiles” (Ezequiel 34:16). Como cristianos en el mundo de hoy, sufrimos muchas heridas a nuestros espíritus, y necesitamos líderes compasivos que lleven nuestras cargas con nosotros, simpaticen con nuestras circunstancias, muestren paciencia con nosotros, nos alienten en la Palabra y presenten nuestras preocupaciones ante el Trono del padre

Así como el pastor usó a su ladrón para empujar a una oveja errante hacia el redil, el líder cristiano corrige y disciplina a los que cuida cuando se desvían. Sin rencor o espíritu dominante, pero con un "espíritu de mansedumbre" (Gálatas 6: 1), los líderes deben corregir de acuerdo con los principios de las Escrituras. La corrección o la disciplina nunca es una experiencia agradable para ninguna de las partes, pero el líder cristiano que fracasa en esta área no está mostrando amor por quienes están a su cuidado. "El Señor disciplina a los que ama" (Proverbios 3:12), y el líder cristiano debe seguir su ejemplo.

El papel final del líder cristiano es el de protector. El pastor que estaba relajado en esta área pronto descubrió que regularmente perdía ovejas a los depredadores que merodeaban, ya veces entre, su rebaño. Los depredadores de hoy son aquellos que intentan atraer a las ovejas con falsas doctrinas, descartando a la Biblia como pintoresca y pasada de moda, insuficiente, incierta o incognoscible. Estas mentiras son difundidas por aquellos contra quienes Jesús nos advirtió: “Cuídate de los falsos profetas. Vienen a ti con ropa de oveja, pero internamente son lobos feroces ”(Mateo 7:15). Nuestros líderes deben protegernos de las falsas enseñanzas de aquellos que nos desviarían de la verdad de las Escrituras y del hecho de que solo Cristo es el camino de la salvación: “Yo soy el camino, la verdad y la vida. Nadie viene al Padre, sino por mí ”(Juan 14: 6).

Una última palabra sobre los líderes cristianos proviene del artículo "Se busca: algunos buenos pastores (deben saber cómo lavar los pies)", de John MacArthur:

“Bajo el plan que Dios ha ordenado para la iglesia, el liderazgo es una posición de servicio humilde y amoroso. El liderazgo de la iglesia es el ministerio, no la administración. Aquellos a quienes Dios designa como líderes están llamados a no ser monarcas gobernantes, sino esclavos humildes; No pulcros celebridades, sino siervos laboriosos. Aquellos que guiarían al pueblo de Dios deben, ante todo, ejemplificar el sacrificio, la devoción, la sumisión y la humildad. Jesús mismo nos dio el patrón cuando se inclinó para lavar los pies de sus discípulos, una tarea que habitualmente realizaban los esclavos más bajos (Juan 13). Si el Señor del universo hiciera eso, ningún líder de la iglesia tiene derecho a pensar que es un gran pez gordo ".

Deja un comentario