¿Qué dice la Biblia acerca de la toma de decisiones?

Pregunta: "¿Qué dice la Biblia acerca de la toma de decisiones?"

Responder:

La Biblia ofrece muchos principios para ayudar al proceso de tomar decisiones que honran a Dios. La siguiente lista no es exhaustiva, pero sí representa muchas enseñanzas de las Escrituras.

Primero, comienza con la oración. En 1 Tesalonicenses 5: 16-18 dice: “Alégrense siempre, oren sin cesar, den gracias en toda circunstancia; porque esta es la voluntad de Dios en Cristo Jesús para ti ". Si debemos orar en todas las situaciones, ciertamente debemos orar en tiempos de toma de decisiones. Mientras oramos, pedimos sabiduría (Santiago 1: 5).

En segundo lugar, definir el tema. Las decisiones sabias son decisiones informadas. Es importante entender qué opciones están disponibles. Una vez que se conocen los factores, las opciones pueden ser consideradas y evaluadas.

Tercero, busca la sabiduría bíblica. Algunas decisiones se vuelven fáciles, si hay una opción clara en consonancia con la Palabra de Dios. El Salmo 119: 105 dice: “Tu palabra es una lámpara para mis pies y una luz para mi camino”. Cuando seguimos las enseñanzas de la Palabra de Dios, Él guía nuestro camino y proporciona conocimiento para tomar decisiones sabias.

Cuarto, busca consejo piadoso. Proverbios 15:22 dice: "Sin planes de consejo, los planes fracasan, pero con muchos asesores tienen éxito". A veces, consultar con un amigo o familiar es suficiente. En otras ocasiones, consultar con un pastor u otra voz de confianza puede marcar la diferencia entre una decisión dañina y una útil.

Quinto, confía en el Señor con tu decisión. En otras palabras, si ha tomado una decisión con oración, sabiduría sabia y consejo bíblico, confíe en Dios para el resultado. Proverbios 3: 5-6 dice: “Confía en el Señor con todo tu corazón, y no te apoyes en tu propio entendimiento. En todos tus caminos, recuérdalo, y él enderezará tus caminos.

En sexto lugar, estar dispuesto a admitir errores y ajustar en consecuencia. En la mayoría de los casos, no es prudente continuar por un camino incorrecto después de haber descubierto que está mal. Esté dispuesto a admitir errores o fallas y pedirle a Dios que cambie la gracia.

Séptimo, alaba a Dios por tu éxito. Cuando sus decisiones resultan en éxito personal, la tentación es creer que se debe a su propio poder, talento o genio. Sin embargo, es Dios quien bendice nuestros esfuerzos y nos da fuerza. “Un hombre puede recibir solo lo que le es dado del cielo” (Juan 3:27).

Deja un comentario