Las Cinco Solas de los Protestantes – La Web Cristiana de Apologetica

La adoración bíblica es deformada por el individualismo y la auto-complacencia de los amantes del entretenimiento religioso. Y los Protestantes no protestan. La pureza de la doctrina bíblica es mancillada por las corrientes humanistas, seculares y liberales de nuestra cultura. Y los Protestantes no reaccionan. La predicación de la obediencia a los mandamientos de Dios es sustituida por la predicación de sicologías populares de gratificación emocional, auto estima y realización personal. Y los protestantes ni se percatan.

Los Protestantes originales no fueron así. Ellos no recibían sus dictados de la cultura de la época. Se pusieron bajo la autoridad de las Escrituras y se ajustaron a sus mandatos. Se apoyaron en las promesas de Dios y se dedicaron a conocer, obedecer y predicar la verdad. Así lograron que la iglesia influyese positivamente sobre la sociedad en lugar de dejar que la sociedad influyeran negativamente sobre la iglesia.

Para ser exactos hay que indicar que aun entre los Protestantes más puros han surgido ocasionalmente divisiones y controversias. Sin embargo, las controversias entre los verdaderos protestantes siempre giraron alrededor de cosas no-esenciales a la vez que se mantuvieron unidos en las esenciales.

Estas cosas esenciales fueron expresadas en cinco lemas; las cinco Solas de la Reforma Protestante. Sola Scriptura. Solus Christus. Sola Gratia. Sola Fide. Soli Deo Gloria.

1. Sola Scriptura – Solo la Escritura.

Este lema define la función de las Escrituras como única autoridad sobre la iglesia. Así como los protestantes del siglo dieciséis y diecisiete rechazaron la autoridad del papado y la iglesia Romana, los protestantes contemporáneos deben hoy rechazar toda autoridad extra-escritural sobre la iglesia. Cualquier autoridad, organización, experiencia, liderazgo o practica dentro de la iglesia debía estar sujeta al lema de Solo la Escritura. El predicar fielmente y el escuchar atentamente la Palabra de Dios tiene que volver a ser un acto central en la adoración Cristiana. La aplicación de las enseñanzas bíblicas a la vida practica y cotidiana de los Cristianos y de la iglesia es nuestra tarea continua. El entendimiento y la aplicación practica de las verdades bíblicas es indispensable para la salud, el cuidado y la disciplina de la iglesia.

2. Solus Christus – Solo Cristo.

Este lema define el origen y el objeto central de la fe Cristiana. Los protestantes se opusieron a exaltar cualquier cosa que no fuera la suficiencia de Cristo. Ningún ritual, institución o individuo puede ni debe ser motivo de confianza sino Cristo. Ningún proyecto, visión o necesidad debe competir por el lugar primario de Cristo en la iglesia. Ninguna filosofía, ideal o argumento debe ser predicado en la iglesia que no exalte a Cristo y su muerte en la cruz por el pecado de los hombres. Tenemos fe en Cristo, no fe en la fe, o en las oraciones, o en la iglesia. Solo Cristo es digno de confianza pues él es el único salvador.

3. Sola Gratia – Solo por Gracia.

Este lema define el fundamento sobre el cual Dios acepta a los hombres. La gracia es lo contrario a pago o compensación. Cualquier cosa una persona merezca o se haya ganado por su merito o esfuerzo es compensación. Pero la gracia no tiene que ver nada con meritos personales. La gracia solo la puede disfrutar gente indigna. Esto es la esencia del Evangelio: Porque por Gracia sois salvos…no por obras para que nadie se glorié. Por la exaltación de esa gracia, que es lo único que ha movido a Dios a salvar a los pecadores, los protestantes abandonaron la confianza en sí mismos y en las promesas de la doctrina Romana. No hay obra humana que pueda ser base de salvación. No hay método, técnica o estrategia que pueda transformar al hombre. La fe que salva no puede ser producida en el corazón humano. Dios la da solo por gracia.

4. Sola Fide – Solo por Fe.

Este lema define cual es el medio único por el cual se puede alcanzar la salvación. Cuando Dios por su gracia da fe al pecador para creer en Cristo y ser salvo. Esa fe es el medio. Dios no salva a alguien automáticamente si no cree. Nadie nace salva, nadie hereda la salvación, ni nadie puede salvarse a sí mismo o salvar a otros. Solo la fe salva. Y esa fe es en Cristo. Y esa fe nos es dada por gracia. Este fue el aspecto crucial de la Reforma Protestante. Martín Lutero fue liberado de sus tormentos de conciencia en el convento donde se auto-laceraba buscando justificación cuando leyó: El Justo por la Fe vivirá (Rom. 1:17)

5. Soli Deo Gloria – Solo a Dios la Gloria.

Este lema define la esencia de la adoración a Dios. Una de los grandes logros protestantes fue rescatar la adoración espiritual de la contaminación ritual, idolátrica y supersticiosa en que se encontraba. Mas tarde, el movimiento Puritano termino de purificar lo que aun restaba. Los puritanos fueron llamados así por su protesta contra la conservación de rituales Romanistas en la iglesia de Inglaterra (Anglicana) y por que reclamaban una adoración más pura para Dios. En esencia la adoración debe tener a Dios como el centro. Toda adición no sancionada por la Escritura fue desechada por los verdaderos Protestantes. El entretenimiento así como el gusto y la complacencia personal no tienen lugar en la adoración a Dios.

Hoy día la protesta no es contra los poderes estatales que querían detener la Reforma. La protesta hoy debe ser contra la tolerancia de las iglesias Protestantes contemporáneas ante la degradación del Cristianismo Bíblico. Y esa degradación ha venido en la medida en que los principios expresados en las cinco Solas han sido violados.

por Víctor García

Deja un comentario