Las bienaventuranzas – Mateo 5 – La Web Cristiana de Apologetica

Los primeros dieciséis versículos de Mateo 5 describen al verdadero cristiano y se refieren al carácter. El carácter, el temperamento o personalidad, que siempre viene antes que la conducta, debido a que lo que somos determina lo que hacemos. En Mateo 5.1–16 Jesús nos muestra que la verdadera justicia es interior, y en Mateo 5.17–48 señala que el pecado es también interno. Así, expone la falsa justicia de los fariseos, quienes enseñaban que la santidad consistía en acciones religiosas y que el pecado era lo que usted hace externamente. ¡Cuántas personas cometen estas equivocaciones hoy! Dios mira el corazón, porque allí es donde se decide el destino de la vida.

La palabra bienaventuranza significa bendición y procede de la palabra latina para bendito, dichoso y 3 veces felices en: 1-alma, 2-cuerpo, 3-espiritu, son 9 bienaventuranza entre tres.

Hay una progresión definida en estos versículos. Muestran cómo la persona empieza con su propio sentido de pecado y finalmente llega a ser un hijo de Dios y los resultados que siguen entonces. Estos versículos tratan con actitudes: lo que pensamos en nuestros corazones, nuestra perspectiva de la vida. Bienaventuranzas: son las actitudes que deben estar en nuestras vidas si somos verdaderos cristianos.

II. Las Bienaventuranzas individualmente (5.1–12)

A. «Pobres en espíritu» (v. 3).

Debemos vaciarnos antes de que nos llenen. Lo opuesto a esto es la autosuficiencia. Nuestra suficiencia no es de nosotros mismos (2 Co 3.5 Dice: no que seamos competentes por nosotros mismos para pensar algo como de nosotros mismos, sino que nuestra competencia proviene de Dios,).

El mundo promueve la autosuficiencia, sin embargo Dios mora con la persona cuyo corazón está quebrantado (Is 57.15 Porque así dijo el Alto y Sublime, el que habita la eternidad, y cuyo nombre es el Santo: Yo habito en la altura y la santidad, y con el quebrantado y humilde de espíritu, para hacer vivir el espíritu de los humildes, y para vivificar el corazón de los quebrantados.). Esto no significa falsa humildad o cobardía; quiere decir una actitud apropiada hacia uno mismo, dándonos cuenta de cuán débiles y pecadores somos cuando estamos lejos de Cristo.

B. «Lloran» (v. 4)

Esta es la tristeza sincera por el pecado: el nuestro y el de los demás. ¡Cuán descuidados somos respecto al pecado! Lo excusamos (Génesis 3) y, sin embargo, Dios lo aborrece y rompe su corazón. Cuídese de la tristeza de este mundo (2 Co 7 8–10. Porque aunque os contristé con la carta, no me pesa, aunque entonces lo lamenté; porque veo que aquella carta, aunque por algún tiempo, os contristó. 9Ahora me gozo, no porque hayáis sido contristados, sino porque fuisteis contristados para arrepentimiento; porque habéis sido contristados según Dios, para que ninguna pérdida padecieseis por nuestra parte. 10Porque la tristeza que es según Dios produce arrepentimiento para salvación, de que no hay que arrepentirse; pero la tristeza del mundo produce muerte). Pedro se lamentó con tristeza piadosa y fue perdonado; Judas y el rey Saúl sintieron remordimiento, y por la tristeza de este mundo, y se quitaron la vida.

C. «Mansos» (v. 5).

¡Mansedumbre no es debilidad! Jesús fue manso (Mt 11.29, Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas;) y sin embargo echó fuera del templo a los cambistas. Moisés fue manso (Nm 12.3Y aquel varón Moisés era muy manso, más que todos los hombres que había sobre la tierra.) y sin embargo juzgó a los pecadores, e incluso encaró a Aarón con su pecado Nm 12:4-5 Luego dijo Jehová a Moisés, a Aarón y a María: Salid vosotros tres al tabernáculo de reunión. Y salieron ellos tres. 5Entonces Jehová descendió en la columna de la nube, y se puso a la puerta del tabernáculo, y llamó a Aarón y a María; y salieron ambos. La mansedumbre significa no afirmar mis propios derechos, sino vivir para la gloria de Dios. Los cristianos deben mostrar mansedumbre (Ef 4.1-2 Yo pues, preso en el Señor, os ruego que andéis como es digno de la vocación con que fuisteis llamados, 2con toda humildad y mansedumbre, soportándoos con paciencia los unos a los otros en amor,.

D. «Hambre y sed» (v. 6)

Aquí se expresa nuestra actitud hacia Dios; recibimos su justicia por fe por cuanto la pedimos.

Un verdadero cristiano tiene apetito por las cosas espirituales. Pregúntele a las personas lo que desean y sabrá cómo son Salmos 42:2 Mi alma tiene sed de Dios, del Dios vivo; ¿Cuándo vendré, y me presentaré delante de Dios?.

Amós 8:11 He aquí vienen días, dice Jehová el Señor, en los cuales enviaré hambre a la tierra, no hambre de pan, ni sed de agua, sino de oír la palabra de Jehová.

E. «Misericordiosos» (v. 7).

Tenemos un espíritu perdonador y amamos a los demás. Esto no es legalismo, sino sólo la obra del principio bíblico de la ley de siembra y la cosecha Gálatas 6:7 No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará. Si mostramos misericordia, debido a que Cristo ha sido misericordioso con nosotros, se nos devolverá misericordia (véanse; Stg 2.13 Porque juicio sin misericordia se hará con aquel que no hiciere misericordia; y la misericordia triunfa sobre el juicio.). No nos ganamos la misericordia, sino que debemos tener corazones preparados para recibirla.

Proverbios 16:6 Con misericordia y verdad se corrige el pecado, Y con el temor de Jehová los hombres se apartan del mal.

Proverbios 14:22 ¿No yerran los que piensan el mal? Misericordia y verdad alcanzarán los que piensan el bien.

F. «Limpio corazón» (v. 8).

No exentos de pecado (1 Jn 1.8 Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros.)

Si no con la verdad por dentro (Sal 51.6 He aquí, tú amas la verdad en lo íntimo, Y en lo secreto me has hecho comprender sabiduría. Significa tener un solo corazón, no dividido entre Dios y el mundo, San Mateo 6:24 Ninguno puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas.

G. «Pacificadores» (v. 9).

Tito 3.3 Porque nosotros también éramos en otro tiempo insensatos, rebeldes, extraviados, esclavos de concupiscencias y deleites diversos, viviendo en malicia y envidia, aborrecibles, y aborreciéndonos unos a otros. Este verso describe que este mundo está en guerra. Los cristianos tienen el evangelio de la paz en sus pies (Ef 6.15), de modo que por dondequiera que deben, llevar la paz. Esta no es «paz a cualquier costo» (véanse Stg 3.17-18 Pero la sabiduría que es de lo alto es primeramente pura, después pacífica, amable, benigna, llena de misericordia y de buenos frutos, sin incertidumbre ni hipocresía. 18Y el fruto de justicia se siembra en paz para aquellos que hacen la paz.; en el libro de Heb 12.14: Seguid la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor.). El compromiso es paz, pero los cristianos no deben ser contenciosos al contender por la paz.

H. «Persecución» (v. 10-12).

Véanse 2 Timoteo 3.12 Y también todos los que quieren vivir piadosamente en Cristo Jesús padecerán persecución; y 1 Pedro 4.15-16 Así que, ninguno de vosotros padezca como homicida, o ladrón, o malhechor, o por entremeterse en lo ajeno; 16pero si alguno padece como cristiano, no se avergüence, sino glorifique a Dios por ello. Note que debemos ser acusados «falsamente». Nunca debemos ser culpables de buscar de manera deliberada la persecución. Si viven vidas piadosas, ¡el sufrimiento vendrá! Note las recompensas: estamos en la misma compañía como Cristo y los profetas, y tendremos la recompensa en el cielo.

El Apocalipsis 12:10 Entonces oí una gran voz en el cielo, que decía: Ahora ha venido la salvación, el poder, y el reino de nuestro Dios, y la autoridad de su Cristo; porque ha sido lanzado fuera el acusador de nuestros hermanos, el que los acusaba delante de nuestro Dios día y noche.

Alfredo López.

E mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

24-3-2001.

Deja un comentario