La Verdadera Naturaleza – La Web Cristiana de Apologetica

¿Porqué tenemos las mismas características físicas?

¿Porqué tenemos las mismas necesidades?

¿Por qué nuestra anatomía es básicamente tan parecida los unos de los otros?

¿Porqué tenemos la capacidad de comunicarnos?

Todos los seres humanos gozamos de una gran similitud, pero evidentemente existen diferencias entre unos y otros; Costumbres, tradiciones, moralidad, sentimientos, ética.

Si hablamos de la forma de pensar nuestras opiniones serán siempre diferentes.

¿Qué es lo que nos hace diferentes los unos de otros?

¿Porque hay hombres buenos y hombres malos?

Evidentemente es la forma de pensar.

La siguiente pregunta es ¿Qué o quién nos enseña a pensar?

¿Cuál es la dinámica del razonamiento?

La Sagrada Escritura dice:

Por eso los malvados no tienen disculpa. 21Pues aunque han conocido a Dios, no lo han honrado como a Dios ni le han dado gracias. Al contrario, han terminado pensando puras tonterías, y su necia mente se ha quedado a oscuras. 22Decían que eran sabios, pero se hicieron tontos; 23porque han cambiado la gloria del Dios inmortal por imágenes del hombre mortal, y hasta por imágenes de aves, cuadrúpedos y reptiles.

24Por eso, Dios los ha abandonado a los impuros deseos que hay en ellos, y han cometido unos con otros acciones vergonzosas. 25En lugar de la verdad de Dios, han buscado la mentira, y han honrado y adorado las cosas creadas por Dios y no a Dios mismo, que las creó y que merece alabanza por siempre. Amén. ( [1] ) Romanos 1:21-25

Se dice de ciertas hormigas que tienen la practica de invadir a otras colonias de hormigas vecinas. La lucha es a muerte. Atacan matando a las hormigas adultas de la colonia invadida. Lo curioso es que dejan los huevecillos con vida, y estos son llevados a los hormigueros de los victoriosos. Se les cuida y se les protege como a propios hasta nacer.

Después del nacimiento crecen y trabajan como las demás en esa colonia. Sin saber nunca que sus padres fueron muertos y que son provenientes de otro hormiguero.

Lo mismo ha ocurrido con los seres humanos. El sistema en el que crecimos, no es nuestro nido original. Simplemente fuimos robados de nuestra cuna divina y con alevosía se nos educó en la maldad como cosa natural.

“… Siguiendo la corriente de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia, 3entre los cuales también todos nosotros vivimos en otro tiempo en los deseos de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos, y éramos por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás” Efesios 2:2,3 ( [2] )

Este mundo a sido nuestra nodriza y hemos bebido de su naturaleza. Y nos a dotado de una identidad mundana que acredita que somos parte de él; Pero no fuimos creados por él, sino que fuimos creados por Dios, quien acondicionó a este mundo, para que reinásemos sobre él, y no el sobre nosotros.

26Entonces dijo Dios: «Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y tenga potestad sobre los peces del mar, las aves de los cielos y las bestias, sobre toda la tierra y sobre todo animal que se arrastra sobre la tierra».

27Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; Varón y hembra los creó. Génesis 1:26,27 ( [3] )

Todos los seres humanos fuimos creados por Dios con propósitos definidos, y el primero era que no perdiésemos su naturaleza que nos acredita como hijos de Él.

Pero este mundo nos separó de nuestra naturaleza divina y nos engaño con sus pensamientos

23por cuanto todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios, Romanos 3:23 ( [4] )

Pero no todo está perdido, pues el mismo Creador a dispuesto un medio para que todos seamos libres del sistema que nos esclaviza y nos lleva a la muerte…

23El pago que da el pecado es la muerte, pero el don de Dios es vida eterna en unión con Cristo Jesús, nuestro Señor. Romanos 6:23 ( [5] )

¡Sí!, Cristo Jesús es el único, que nos puede devolver lo que habíamos perdido…

6Pues cuando nosotros éramos incapaces de salvarnos, Cristo, a su debido tiempo, murió por los pecadores. 7No es fácil que alguien se deje matar en lugar de otra persona. Ni siquiera en lugar de una persona justa; aunque quizás alguien estaría dispuesto a morir por la persona que le haya hecho un gran bien. 8Pero Dios prueba que nos ama, en que, cuando todavía éramos pecadores, Cristo murió por nosotros. 9Y ahora, después que Dios nos ha hecho justos mediante la muerte de Cristo, con mayor razón seremos salvados del castigo final por medio de él. Romanos 5:6-9 ( [6] )

Cristo desea devolvernos esa naturaleza perdida.

Si usted OYE su evangelio… Hechos 2:37

Si usted CREE en él… Hechos 15:7; 16:31

Si usted se ARREPIENTE de su pecado… Hechos 2:38

Si usted CONFIEZA a Cristo como Hijo de Dios… Hechos 8:37

Si usted se BAUTIZA para el perdón de sus pecados… Hechos 2:41; 8:38; 10:48;16:14,15 y 33.

Entonces podrá nacer nuevamente a su naturaleza original. A aquella que se había perdido por la intriga de este mundo y del pecado.

——————————————————————————–

[1] Dios Habla Hoy – La Biblia de Estudio, (Estados Unidos de América: Sociedades Bíblicas Unidas) 1998.

[2] Reina Valera Revisada (1960), (Estados Unidos de América: Sociedades Bíblicas Unidas) 1998.

[3] Reina-Valera 1995—Edición de Estudio, (Estados Unidos de América: Sociedades Bíblicas Unidas) 1998.

[4] Reina-Valera 1995—Edición de Estudio, (Estados Unidos de América: Sociedades Bíblicas Unidas) 1998.

[5] Dios Habla Hoy – La Biblia de Estudio, (Estados Unidos de América: Sociedades Bíblicas Unidas) 1998.

[6] Dios Habla Hoy – La Biblia de Estudio, (Estados Unidos de América: Sociedades Bíblicas Unidas) 1998.

——————————————————————————–

Desde el escritorio de:

Abraham Reyes Marín Evangelista.
Iglesia de Cristo
3101 Montana Ave.
El Paso, Tx. 79903
(915)566-8250
E-Mail Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Deja un comentario