La Doctrina del Pecado – La Web Cristiana de Apologetica

Desobediencia a la voluntad de Dios. Desde Adán a Moisés, los hombres “no pecaron a la manera de la transgresión de Adán”, pero si que pecaban, y murieron por ello. A Adán se le había dado un mandamiento concreto, el cualdesobedeció; pero de Adán a Moisés no fue dada ninguna ley en concreto, y por ello no había transgresión ; sin embargo, si había pecado en el sentido propio del término, tal y como se ha definido, y fue el pecado lo que provocóel diluvió.La enseñanza del Antiguo Testamento :2. La esfera de la moral—Palabras que expresan el pecado en esta esfera. 1. Errar el blanco (Génesis 4 :7)—Transmite o comunica las siguientes ideas : a. Errar el blanco como un arquero errático que arroja la flecha pero yerra. El pecador yerra el verdadero blanco u objetivo de la existencia.b. Errar el camino, se desvía de la senda.c. Hallado falto al ser pesado en la balanza de Dios.d. Perversidad—Contraria a la justicia – Tuerce lo justo.e. “maldad”— Describe al hombre que quebranta o viola las leyes de Dios.b. La esfera de la conducta fraternal— Violencia o conducta perjudicial.” Gén. 6 :11, Ezeq. 7 :23 ; Prov. 16 :29. El hombre maltrata y oprime a sus semejantes. c. La esfera de la santidad— Esto da a entender que el ofensor ha estado en relaciones con Dios. El hombre que se rebela y deliberadamente repudia la jurisdicción de la ley de la santidad, se le considera un “transgresor” Salmo 37 :38 ; 51 :13 ; Isaías 53 :12 . d. La esfera de la verdad : Los vocablos que describen al pecado en esta esfera recalcan el elemento engañoso y vano del pecado. Los pecadoresse conducen y hablan con falsedad, (Salmo 58 :3 ; Isaías 28 :15), presentan erróneamente a la verdad y dan falso testimonio. Ex. 20 :16 ; Sal. 119 :128 ; Prov. 19 :5,9. Esa actividad se denomina “vanidad”. Sal. 12 :2 ; 24 :4 ; 41 :6, vacía, carente de valor.El primer pecador fue mentiroso (Jn. 8 :44) ; el primer pecado comenzó con una mentira (Gén. 3 :4) ; y todo pecado contiene el elemento de engaño. (Heb. 3 :13). e. La esfera de la sabiduría. En vista de que el hombre sea por descuido o ignorancia deliberada no guía su vida de acuerdo a la voluntad de Dios. 1. Muchas son las exhortaciones dirigidas a estos (Prov. 1 :4, 22 ; 8 :5).2. Hay hombres que carecen de entendimiento (Prov. 7 :7 ; 9 :4) son aquéllos que caen víctimas del pecado por falta de entendimiento antes que por inclinación pecaminosa. Al juzgar precipitadamente los juicios de la providencia de Dios caen en la impiedad.3. Hay hombres necios (Prov. 15 :20) estos son los que aunque capaz de hacer bien, están ligados por lazos carnales y es conducida fácilmente al pecado por sus inclinaciones pecaminosas. No se disciplina a sí misma, ni guía sus tendencias o predisposiciones según la ley divina. 4. El “escarnecedor” (Sal. 1 :1 ; Prov. 14 :6) es el malvado que justifica su maldad mediante argumentos razonados contra la existencia o rea- lidad de Dios y contra lo espiritual en general. De manera que el vocablo escarnecedor del Antiguo Testamento equivale al ateo o librepensador descreído de la actualidad, y la expresión “villa de escarnecedores” se refiere con probabilidad a la sociedad pagana o inf el local. 2. Las enseñanzas del Nuevo Testamento : El Nuevo Testamento describe el pecado como lo siguiente : 1. Errar el blanco—igual que en el Antiguo Testamento. 2. Deuda— Mateo 6 :12. Todo pecado cometido equivale a una deuda contraída. El hombre es incapaz de pagarla por eso su única esperanza es el perdón o remisión de la deuda. Esto se logra al aceptar a Jesucristo como Salvador y que pagó la deuda dando su vida en la cruz del calvario. 3. Desenfreno— 1 Jn. 3 :4. El pecador es un rebelde e idólatra. El que deliberada- mente quebranta un mandamiento escoge su propia voluntad antes que la de Dios. Se convierte en ley para sí mismo y por lo tanto hace un dios de sí mismo. El pecado es esencialmente obstinación, terquedad, y la obstinación es esencialmente pecado. 4. Desobediencia—No prestar atención a lo que se dice. Heb. 2 :2. “Mirad como pues como oís”. Lc. 8 :18. 5. Transgresión—Exceder los limites. Rom. 4 :15. Los mandamientos de Dios son cercas o setos, que impiden que el hombre penetre en territorio peligroso y sufra así daño su alma. 6. Caída— Efe. 1 :7, “caer en pecado”. Pecar es caer de un nivel de conducta. 7. Derrota— “Falta” Rom. 11 :12. Cuando el hombre rechaza a Cristo es derro- tado por el pecado y el propósito de Dios no puede ser cumplido. 8. Impiedad— sin adoración o reverencia. Rom. 1 :18, 2Tim. 2 :16. El hombre impío es aquel que presta poca atención o ninguna a lo sagrado. Lo sagrado no produce sentimiento alguno de temor reverencia. Está sin Dios porque no quiere a Dios. 9. Error—Heb. 9 :7- Pecados cometidos por descuido o ignorancia, y se diferencian de aquellos cometidos con presunción, frente a la luz. El hombre que obsti- nadamente se propone hacer lo malo incurre en mayor grado de culpa que aquél que por debilidad cae en alguna falta. EL ORIGEN DEL PECADOEl tercer capítulo del Génesis da las claves que caracterizan la historia espiritual delhombre. Son ellas : tentación, pecado, culpabilidad, castigo, redención : 1. Tentación— La posibilidad de la tentación. El segundo capítulo del Génesis proporciona el fondo de la narración de la caída del hombre. Se hace mención particular de los dos árboles del Destino – el árbol del conocimiento del bien y del mal y del árbol de la vida. El árbol prohibido se había planteado allí con el objeto de proporcionar una prueba por medio de la cual el hombre podía con cariño y libertad escoger servir a Dios, y desarrollar así el carácter. Dios le dio libre albedrío al hombre para escoger su destino. El hombre decidió desobedecer a Dios y de ahí surgió el pecado. La fuente del pecado (Satanás). La serpiente apareció y habló a Eva, quién fue seducida y sucumbió a los deseos de su carne, que eran comer del fruto prohibido. La serpiente fue el agente empleado por Satanás, quién había sido ya arrojado del cielo antes de la creación del hombre. Ezeq. 28 :13-17 ; Isaías 14 :12-15. Por esta razón se describe a Satanás como “la serpiente antigua, que se llama Diablo y Satanás. Apoc. 12 :9. En el huerto del Edén Satanás empleó a una criatura de la que Eva no desconfiaba. La sutileza de la tentación : La serpiente era más astuta que todos los animales del huerto y se dirige a la mujer, el vaso más débil, y, además, no había oído la prohibición. Gén. 2 :16,17. Esperó que ella estuviera sola. Tergiversó las Palabras de Dios. Gén. 3 :1, 2 :16-17). Mediante la pregun- ta formulada en el versículo 1, introduce una duda de carácter triple con respecto a Dios : 1) La duda con respecto a la bondad de Dios ; 2) Duda con respecto a la justicia de Dios, (3) Duda de su santidad. 2. Culpabilidad : Consecuencia culpable. Ojos abiertos y conocieron que estaban desnudos )Gén. 3 :10-11), Cosieron hojas de higuera y se hicieron delantales : Gén. 3 :7 Oyeron la voz de Jehová que paseaba por el huerto y se escondieron Génesis 3 :8. 3. Castigo Castigo de la serpiente (Gén. 3 :14). Por cuanto se convirtió en el instru- mento de la caída del hombre, es un animal maldito y degradado, en la escala de la creación animal. Por el castigo a la serpiente, el hombre debe reconocer de qué manera la maldición de Dios recae sobre todo pecado y maldad ; por el arrastrarse en la arena o polvo de la tierra, debía recordarle al hombre del día cuando reducirá a polvo el poderío de Satanás. Castigo de la mujer (Gén. 3 :16). El pecado ha empañado todas las rela- ciones de la vida, incluso la vida matrimonial. En muchos países la mujer es prácticamente la esclava del hombre ; la posición de niñas viudas y niñas madres en la India es comentario elocuente y horrible del cumplimiento de esta maldición. Castigo del hombre (Gén. 3 :17-19). El castigo del hombre consistiría en lo arduo del trabajo, y de las desilusiones y disgustos que acarrea. 4. Redención : Los primeros tres capítulos del Génesis contienen las tres revelaciones de Dios, que a través de todas las Sagradas Escrituras figuran en todas las rela- ciones de Dios con el hombre. El Creador que dio la vida a todo (Cap 1), el Dios del pacto, que inicia relaciones personales con el hombre (Cap. 2) ; el Redentor, que hace provisión para la restauración del hombre (Cap. 3) a. La redención prometida : Gén. 3 :15. Cristo, la Simiente de la mujer, vino al mundo para aplastar el poder del diablo. Mat. 1 :23-25 ; Lucas 1 :31-35,76 ; Isa. 7 :14 ; Gal. 4 :4 ; Rom. 16 :20 ; Col. 2 :15 ; Heb. 2 : 14-15, 1 Jn. 3 :8 ; 5 :5 ; Apoc. 12 :7,8,11 ; 20 :1-3,10. Empero la victoria no será sin sufrimiento. La serpiente herirá en el calcañar a la Simiente de la mujer. Empero esa herida ha proporcionado salud a la humanidad. Isa. 53 :3,4, 12 ; Dan. 9 :26 ; Mat. 4 :1-10 ; Luc. 22 :39- 44, 53 ; Jn. 12 :31-33 ; 14 :30-31 ; Heb. 2 :18, 5 :7, Apoc. 2 :10). b. La redención simbolizada (Gén. 3 :21). Dios mató a una criatura inocente con el objeto de vestir a los que se sentían desnudos en su presencia por causa del pecado. Asimismo dio a su Hijo, inocente, para proporcionar una expiación para el alma del hombre. LAS CONSECUENCIAS DEL PECADOEl pecado es acto y estado. En calidad de sublevación a las leyes de Dios, en un acto de la voluntad del hombre ; como separación de Dios, se convierte en estado pecaminoso. El pecador se acarrea el mal sobre sí, por sus malas acciones, e incurre en culpabilidad ante Dios. Dos cosas, por lo tanto, deben distinguirse : las malas consecuencias que sirven al acto del pecado, y la pena que sufrirá en el juicio. Las Sagradas Escrituras describen dos efectos del pecado en las personas culpables : es seguido de consecuencias desastrosas para sus almas y acarreará sobre ellos el decreto positivo de la condenación de Dios. 1. Debilidad espiritual— Daño a la imagen divina. El hombre no perdió por completo la imagen divina, puesto que aún en su caída se lo considera como criatura hecha a la imagen de Dios (Gén. 9 :6 ; Stgo. 3 :9). Pero aunque no se ha perdido por completo, la imagen divina en el hombre ha sido gravemente dañada. El Señor Jesucristo vino al mundo para hacer posible para el hombre el reconquistar la imagen divina, al ser recreado en la imagen de Dios. Col 3 :10. 2. Pecado original— Desventaja espiritual y moral bajo la cual todos los hombres nacen. Esta condición moral del alma es descrita de muchas formas : todos han pecado (Rom. 3 :9) ; todos están bajo maldición ( Gal. 3 :10) ; el hombre natural es extraño a las cosas divinas (1Cor. 2 :14), el corazón natural es enga- ñoso y malvado (Jer. 17 :9) ; la naturaleza mental y moral es corrupta (Gén. 6 : 5,12 ; 8 :21 ; Rom. 1 :19-31). La mente carnal es enemistad con Dios (Rom. 8 :7,8) ; el pecador es esclavo del pecado (Rom. 6 :17 ; 7 :6) ; es contro- lado por el príncipe del poder del aire (Efe.2 :2) ; está muerto en transgresiones y pecados (Efe. 2 :1) ; y es hijo de la ira (Efe. 2 :3). 2. Conflicto original—Dios creó al hombre del polvo de la tierra, luego le infundió vida. El propósito era que existiera armonía en el ser del hombre, que el cuerpo estuviera subordinado al alma. El pecado perturbó esta relación, de manera que el hombre se encontró dividido en sí mismo, parte de su ser en conflicto con la otra en una guerra interna entre su naturaleza superior e inferior. 4. Castigo positivo—(Gén. 2 :17 ; Rom. 6 :23). El hombre fue creado con la capa- cidad para la inmortalidad, es decir, no tenía que morir si obedecía las leyes de de Dios. La vida estaba así condicionada a la obediencia. Adán quebrantó el mandamiento de la vida, y se separó de Dios, la Fuente de la vida. La muerte comenzó desde ese momento y se consumó en la desorganización de la perso- nalidad en la forma de separación del cuerpo y del alma. Por medio de Cristo la justicia es restaurada al alma, la cual, en la resurrección, se reúne con un cuerpo glorificado. La muerte en calidad de castigo no constituye la extinción de la personalidad, sino un medio de separación de Dios. Hay tres fases en relación con esta muerte : muerte espiritual mientras vive el hombre (Ef. 2 :1 ; 1 Tim. 5 :6) ; muerte física (Heb. 9 :27), y la segunda o muerte eterna (Apoc. 21 :8, Juan 5 :28,29, 2 Tes. 1 :9 ; Mt. 25 :41). Las Sagradas Escrituras hablan de la recompensa a la justicia, que significa algo más que la existencia, es la vida eterna. Amigo, ya hiciste una lectura concienzuda de este estudio, haz visto el origen del pecado y las consecuencias del mismo. Yo te ruego en el nombre del Señor Jesucristo que escudriñes con detenimiento tu vida, y ese pecado que haya en tí cualquiera que sea, le pidas a El que lo quite de ti y así podrás alcanzar justicia en Cristo Jesús y por consiguiente la vida eterna. Ministerio Palabra de Reconciliación.
Hnos. Sergio y Millie Esteves
Para la gloria de Dios
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
http://ourworld.compuserve.com/homepages/Sergio_Esteves

Deja un comentario