La actitud que muestra humildad – La Web Cristiana de Apologetica

INTRODUCCIÓN: Bienaventurados los pobres en espíritu porque de ellos es el reino de los cielos. Mateo 5; 3 (VRV)

Felices los que tienen el espíritu del pobre porque de ellos es el Reino de los cielos

Mateo 5; 3(LBAM)

1. – LO QUE SER POBRE EN ESPIRITU

A.- SER POBRE

B.- TENER COMPLEJO DE

C.- TENER POBREZA ESPIRITUAL

2. – LO QUE SER POBRE EN ESPIRITU

A.- SER ANTE LA VOLUNTAD DE DIOS

Padre, si quieres, no me hagas beber este trago amargo, pero no se cumpla mi voluntad sino la tuya. Lucas 22; 42

B.- TENER UNA CORRECTA ANTE LAS COSAS

¡Tengan cuidado! Advirtió a la gente. Absténganse de toda avaricia, la vida de una persona no depende de la abundancia de sus bienes. Lucas 12; 15 (NVI)

C.- NO SENTIRSE A NADIE
Ninguno piense de sí mismo más de lo que debe pensar. Antes bien, cada uno piense de sí con moderación Romanos 12; 3 (VDHH)

D.- RECONOCER NUESTRA E INHABILIDAD

Le respondió Simón Pedro: Señor, ¿a quien iremos? Tú tienes palabras de vida eterna Juan 6:38

3. – CÓMO SER POBRE EN ESPIRITU

A.- RECONOZCA SU PARA SER SALVO

Porque por gracia ustedes han sido salvados mediante la fe; esto no procede de ustedes, sino que es el regalo de Dios, no por obras para que nadie se jacte. Efesios 2; 8-9 (NVI)

B.- ACEPTE SU PARA SER QUIEN DEBE SER

¡Soy un pobre miserable! ¿Quién me librará de este cuerpo mortal? Gracias a Dios por medio de Jesucristo nuestro Señor Romanos 7: 24-25

C.- RECONOZCA SU Y ACEPTE A LOS DEMAS

Siempre humildes y amables, pacientes tolerantes unos con otros en amor. Efesios 4; 2

D.- RECONOZCA LA DE LA AYUDA DE OTROS

Pero os ruego, hermanos, por nuestro Señor Jesucristo y por el amor del Espíritu, que me ayudéis orando por mí a Dios. Romanos 15; 30

E.- APRENDA A TOTALMENTE DE DIOS

Jehová es mi pastor, nada me faltará Salmo 23; 1 (VRV)

Confío en Dios y alabo su palabra; confío en Dios y no siento miedo Salmo 56; 4

En otras palabras ser pobre en espíritu es ser humilde delante de Dios y los hombres

4. – CÓMO LA HUMILDAD PUEDE PRODUCIR FELICIDAD

A.- LA HUMILDAD EL “STRESS”

B.- LA HUMILDAD MIS RELACIONES

C.- LA HUMILDAD EL PODER DE DIOS

5, – LA BENDICIÓN DE SER POBRE EN ESPIRITU

A.- DIOS ME DA DE SU GRACIA

Dios se opone a los orgullosos, pero da gracia a los humildes. Santiago 4; 6

B.- EL REINO DE DIOS ME PERTENECE

Dichosos los pobres en Espíritu, porque el reino de los cielos les pertenece
Mateo 5; 3 (NVI)

CONCLUSIÓN: Tengo que volver a mi padre y decirle: Papá he pecado contra el cielo y contra tí. Ya no merezco que se me llame tu hijo; trátame como si fuera uno de tus jornaleros. Lucas 15; 18-19

CENTRO FAMILIAR CRISTIANO NUEVO NACIMIENTO

“COMO SER VEDADERAMENTE FELIZ”
( Las bienaventuranzas de Jesús)

“La actitud que muestra humildad” Parte # 2
Pastor: José González
INTRODUCCIÓN: Bienaventurados los pobres en espíritu porque de ellos es el reino de los cielos. Mateo 5; 3 (VRV)

Felices los que tienen el espíritu del pobre porque de ellos es el Reino de los cielos

Mateo 5; 3(LBAM)

1. – LO QUE NO ES SER POBRE EN ESPIRITU

A.- SER POBRE ECONÓMICAMENTE

La situación de pobreza económica nunca es causa de felicidad.

B.- TENER COMPLEJO DE INFERIORIDAD

Despreciarse así mismo diciendo pobre de mí. No es humildad. Pobreza en espíritu.

C.- TENER POBREZA ESPIRITUAL

La pobreza espiritual es la ausencia de Cristo en la vida y por supuesto negar a Cristo no trae felicidad.

2. – LO QUE SÍ ES SER POBRE EN ESPIRITU

A.- SER HUMILDE ANTE LA VOLUNTAD DE DIOS

Padre, si quieres, no me hagas beber este trago amargo, pero no se cumpla mi voluntad sino la tuya. Lucas 22; 42

Dios tiene un plan prefecto pero nuestra rebeldía ha hecho que lo rechacemos y busquemos lo de nosotros. Quien es pobre en espíritu disfruta a la voluntad de Dios sometiéndose a esta.

B.- TENER UNA ACTITUD CORRECTA ANTE LAS COSAS

¡Tengan cuidado! Advirtió a la gente. Absténganse de toda avaricia, la vida de una persona no depende de la abundancia de sus bienes. Lucas 12; 15 (NVI)

Las cosas materiales nos han sido dadas par usarse no para controlar nuestro corazón. Hay quienes aman tanto lo material que cuando lo pierden se amargan.

C.- NO SENTIRSE SUPERIOR A NADIE
Ninguno piense de sí mismo más de lo que debe pensar. Antes bien, cada uno piense de sí con moderación Romanos 12; 3 (VDHH)

El orgullo nos hace creer que somos superiores a otros. Ni el hecho de ser varón, ni rico, ni más educado es una razón para sentirse mas que los demás.

D.- RECONOCER NUESTRA INSUFICIENCIA E INHABILIDAD

Le respondió Simón Pedro: Señor, ¿a quien iremos? Tú tienes palabras de vida eterna Juan 6:38

El creerse auto suficiente nos lleva a ignorar a Dios y a los demás.

3. – CÓMO SER POBRE EN ESPIRITU

A.- RECONOZCA SU INCAPACIDAD PARA SER SALVO

Porque por gracia ustedes han sido salvados mediante la fe; esto no procede de ustedes, sino que es el regalo de Dios, no por obras para que nadie se jacte. Efesios 2; 8-9 (NVI)

Lo primero que hay que hacer reconocer que no podemos ser salvos por nosotros mismos, ni nuestro carácter, ni nuestra religión, ni buenas obras solo Cristo puede perdonarnos para estar bien con Dios.

B.- ACEPTE SU IMPOTENCIA PARA SER QUIEN DEBE SER

¡Soy un pobre miserable! ¿Quién me librará de este cuerpo mortal? Gracias a Dios por medio de Jesucristo nuestro Señor Romanos 7: 24-25

¿Es usted el padre o la madre que debe ser? ¿El cristiano que debe ser?

No podemos ser quien debemos ser, y no por falta de buenas intenciones sino porque solo Dios puede cambiarnos en quien debemos ser.

C.- RECONOZCA SU IMPERFECCIÓN Y ACEPTE A LOS DEMAS

Siempre humildes y amables, pacientes tolerantes unos con otros en amor. Efesios 4; 2

El pobre en espíritu primero se e así mismo luego a los demás. Le cuesta trabajo juzgar a otros. Pero ha quienes ven solo las faltas de otros ignorando las de ellos que están peor.

D.- RECONOZCA LA NESECIDAD DE LA AYUDA DE OTROS

Pero os ruego, hermanos, por nuestro Señor Jesucristo y por el amor del Espíritu, que me ayudéis orando por mí a Dios. Romanos 15; 30

El pobre en espíritu trata bien a la gente y es agradecido porque siempre esta consiente de poder necesitar a otros. Reconoce que necesita de otros para lograr muchas cosas. Nunca se cree autosuficiente. El apoyo, el consejo de otros.

E.- APRENDA A DEPENDER TOTALMENTE DE DIOS

Jehová es mi pastor, nada me faltará Salmo 23; 1 (VRV)

Confío en Dios y alabo su palabra; confío en Dios y no siento miedo Salmo 56; 4

Las personas que han aprendido a depender de Dios viven en gran paz en medio de grandes luchas. Se han humillado en gran manera delante de Dios, entregándole así el control absoluto de sus vidas.

En otras palabras ser pobre en espíritu es ser humilde delante de Dios y los hombres
4. – CÓMO LA HUMILDAD PUEDE PRODUCIR FELICIDAD
A.- LA HUMILDAD REDUCE EL “STRESS”

Cuando soy humilde reconozco no tener todas las respuestas. El mundo no depende de mí. No tengo que solucionar todos los problemas del mundo. Renuncio como administrador general del universo. No me tomo demasiado en serio. Reconozco que no puedo tener todo en mi familia bajo mi control.

B.- LA HUMILDAD MEJORA MIS RELACIONES

Cuando soy humilde soy fácil de perdonar, aceptar a otros, tolerar a otros en sus errores. Es difícil par un orgulloso llevarse bien con otros. Los orgullosos son muy conflictivos. Yo no debo mantener a mi cónyuge humilde sino eso es trabajo de Dios.

Cuando soy pobre en espíritu no tengo que fingir ni aparentar. Soy tal como soy. Eso me reduce el stress.

C.- LA HUMILDAD LIBERA EL PODER DE DIOS

Dios da poder para vencer pruebas tentaciones pero a los humildes.

5, – LA BENDICIÓN DE SER POBRE EN ESPIRITU

A.- DIOS ME DA DE SU GRACIA

Dios se opone a los orgullosos, pero da gracia a los humildes. Santiago 4; 6

B.- EL REINO DE DIOS ME PERTENECE

Dichosos los pobres en Espíritu, porque el reino de los cielos les pertenece
Mateo 5; 3 (NVI)

CONCLUSIÓN: Tengo que volver a mi padre y decirle: Papá he pecado contra el cielo y contra ti. Ya no merezco que se me llame tu hijo; trátame como si fuera uno de tus jornaleros. Lucas 15; 18-19

El hijo prodigo se humillo reconociendo su error pero su hermano se perdió la fiesta por no humillarse. Goce de la fiesta del reino de Dios siendo pobre en espíritu.

Pastor: José González

Deja un comentario