Había una vez un caracol – La Web Cristiana de Apologetica

Estaba muy, muy triste

porque no sabía como encontrar el camino que lo

llevara de regreso a su casa

hasta que de pronto, descubrió una luz…

…una hermosa luz brillante y muy resplandeciente

que volaba entre los árboles.

¿Qué sucedía en el bosque?

¿se había vuelto loco?

¿Había comido demasiadas hojas de la lechuga?

¿Qué era aquella luz?…

…era una luciérnaga…

…un bichito lleno de luz

que ilumina los cielos,

en las cálidas noches de verano

y que ayuda siempre a los que se pierden

en la oscuridad…

…por eso el caracolillo encontró,

felizmente, el caminito que le llevaría

directo hacia su casa y por ende

reunirse de nuevo con su familia…

Así como las las luciérnagas,

sin saber a veces que su

resplandor ilumina el sendero

de muchos otros seres que se

encuentran perdidos…

…es con su luz, que los que se

encuentran desorientados

pueden ver el camino por donde van,

para llegar hasta su destino…

…también, cada uno de nosotros,

tenemos una luz interior que

ilumina y guía a cada ser desorientado…

…y es con cada una de las reflexiones que

enviamos, así como cada poema, alguna cita bíblica,

alguna frase, alguna canción y tantas otras formas

de promover, llevar a través de este medio

y enseñar la palabra de Dios…

…enviamos una gota de esperanza y de aliento

a aquella persona del otro lado de

nuestras pantallas, que quizás

esté atravesando un momento difícil

y que con ese regalo de amor que

cada día enviamos, le estamos

aliviando y por qué no?

quizás resolviendole alguna situación muy difícil…

…pero todo es gracias infinitas a Dios

quien nos usa como un instrumento

para llevar Su palabra y consuelo

a esas personas, ya sean

creyentes o no;

y para demostrar que

Dios es Amor;

y que para El

no hay nada imposible.

Es por ello que te invito

a que envíes mensajes y los compartas

con tantas personas necesitadas,

pues todos tenemos algo

que aportar y como dice

una cita biblica en:

Romanos 10:14

Cómo, pues, invocarán a quel

en el cual no han creído?

Y cómo creerán en aquel de quien

no han oído? Y cómo oirán sin

haber quien les predique?

Dennis García Martínez
E-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Costa Rica.

Deja un comentario