¿Cuál es el significado del Líbano en la Biblia?


Pregunta: “¿Cuál es el significado del Líbano en la Biblia?”

Responder:

El Líbano, mencionado solo en el Antiguo Testamento, es más conocido por sus árboles y su cadena montañosa. La Biblia menciona al Líbano 71 veces, pero solo en referencia a sus características naturales y no como un estado o nación específica. De manera significativa, Líbano significa “blanco”, sin duda una referencia a la cordillera blanca y nevada del país (ver Jeremías 18:14). La nación del Líbano era conocida por sus recursos naturales y su belleza.

Las Escrituras incluyen al Líbano como parte de la Tierra Prometida. Tanto Moisés como Josué mencionan al Líbano cuando hablan de la Tierra Prometida y sus límites (Deuteronomio 1: 7; 3:25; Josué 1: 4). Esto se correlaciona con Deuteronomio 11:24, que dice: “Todo lugar donde pongas tu pie será tuyo: tu territorio se extenderá desde el desierto hasta el Líbano, y desde el río Éufrates hasta el mar Mediterráneo”. Más tarde, cuando Josué dirigió las conquistas para tomar partes de la Tierra Prometida, el valle del Líbano fue incluido como una de las regiones que fue tomada (Josué 12: 7).

Líbano, hogar de bosques famosos y una hermosa cadena montañosa, era una fuente de valiosa madera para los israelitas. El cedro del Líbano, que figura en la bandera moderna del Líbano, fue apreciado por su madera fragante de alta calidad. Salomón usó cedros del Líbano en la construcción del templo, así como en la construcción de su palacio, que se llamaba “el Palacio del bosque del Líbano” (1 Reyes 5: 5–6; 7: 1–3). . Para recolectar la enorme cantidad de madera necesaria para el templo y el palacio, 30.000 hombres israelitas fueron reclutados y enviados al Líbano durante un mes a la vez (1 Reyes 5: 13-14). Hiram, rey de Tiro, hizo que sus trabajadores cortaran los árboles, llevaran los troncos al mar y los llevaran a un lugar donde los hombres de Salomón pudieran recogerlos (1 Reyes 5: 8–9).

Los árboles del Líbano sirven como símbolos poderosos en la Biblia. Debido a que los bosques del Líbano eran florecientes y abundantes, los árboles se usaban a menudo como símbolo del florecimiento o “florecimiento” de Israel como resultado de la bendición de Dios (Salmo 92:12; Oseas 14: 5-7). El salmista usa las imágenes del florecimiento del Líbano para enseñar la grandeza de Dios en la creación: “Los árboles del SEÑOR están bien regados, los cedros del Líbano que él plantó” (Salmo 104: 16). Cuando Dios declaró el juicio sobre Asiria, comparó a esa poderosa nación con los altos árboles del Líbano. Pero Dios prometió la caída de Asiria:
“Mira, el Señor, el Señor de los ejércitos,
Cortará las ramas con gran fuerza.
Los árboles altos serán talados,
los altos serán abatidos.
Cortará la espesura del bosque con un hacha;
El Líbano caerá ante el Poderoso ”(Isaías 10: 33-34; cf. Ezequiel 31: 3-17).

El Líbano también es significativo porque se menciona en referencia al futuro reino milenial. Cuando Jesús regrese después de la tribulación, establecerá Su reino y gobernará por 1,000 años (Apocalipsis 20: 4). A Jerusalén se le promete la restauración: “La gloria del Líbano vendrá a ti, el enebro, el abeto y el ciprés juntamente, para adornar mi santuario; y glorificaré el lugar para mis pies ”(Isaías 60:13). Los recursos naturales del Líbano se han valorado durante miles de años y volverán a aportar belleza y riqueza al futuro reino milenial.

Facebook Comments