Video Recomendado Urgente





Pregunta: “¿Cuál es el significado de ‘los ojos del Señor’ en la Biblia?”

Responder:

Los ojos del Señor es una expresión antropomórfica, lo que significa que atribuye cualidades humanas a Dios. Dios, que es espíritu (Juan 4:24), no tiene un cuerpo físico con ojos y oídos, ni brazos y piernas. La omnisciencia de Dios es con mayor frecuencia la implicación intencionada de los ojos del Señor, como se ve en Proverbios 15: 3: “Los ojos del Señor están en todas partes, vigilando a los malos y a los buenos”.

Nada ni nadie en el cielo y en la tierra puede escapar de ser observado por los ojos vigilantes y omnipresentes del Señor. Dios siempre está evaluando, evaluando, supervisando, supervisando y salvaguardando Su creación. Dios ve a todas las personas y conoce a todas las personas, tanto a los malos como a los justos.

Dado que los ojos del Señor están en todas partes, también lo está Su presencia. Por lo tanto, el modismo también expresa la omnipresencia de Dios: “Porque los ojos del SEÑOR se extienden por toda la tierra para fortalecer a aquellos cuyo corazón está plenamente comprometido con él” (2 Crónicas 16: 9).

Los ojos del Señor transmiten la infinitud omnisciente y omnisciente de Dios y, sin embargo, al mismo tiempo, su naturaleza personal y siempre solidaria. La Biblia nos dice que Dios siempre está prestando atención a nuestras necesidades: “Los ojos de Jehová están sobre los justos, y sus oídos atentos a su clamor” (Salmo 34:15). Los creyentes pueden contar con el cuidado individual e íntimo y la preocupación de un Dios amoroso: “Pero los ojos del SEÑOR están sobre los que le temen, sobre los que esperan en su amor inagotable” (Salmo 33:18).

Los ojos del Señor a menudo indican Su reconocimiento y el otorgamiento de Su favor: “Pero Noé halló gracia ante los ojos de Jehová” (Génesis 6: 8; ver también 1 Pedro 3:12). Asimismo, la frase frecuentemente expresa Su protección: “Es una tierra que el SEÑOR tu Dios cuida; los ojos del SEÑOR tu Dios están continuamente sobre ella desde el principio del año hasta su fin ”(Deuteronomio 11:12). El Padre celestial vigila con cariño a Sus hijos: “No dejará que resbale tu pie; no se adormecerá el que te cuida; de hecho, no se adormecerá ni dormirá el que vela por Israel ”(Salmo 121: 3-4).

La Biblia nos dice que Dios lo ve todo: “Nada en toda la creación está oculto a la vista de Dios. Todo está descubierto y descubierto ante los ojos de aquel a quien debemos dar cuenta ”(Hebreos 4:13; véase también Salmo 11: 4). El campo de visión del Señor es omnidireccional y sin restricciones. Nada de lo que hacemos se le puede ocultar o mantener en secreto. Puertas cerradas y cámaras cerradas no oscurecerán Su visión. Él ve todo, incluidos nuestros pecados, que le desagradan, y la depravación del mundo, que le rompe el corazón (Jeremías 17: 9-10).

En Su conocimiento soberano y su previsión de todas las cosas, Dios nunca es tomado por sorpresa o tomado por sorpresa. Nada le sucede a Él ni a Sus hijos inesperadamente. Es posible que nos encontremos en circunstancias difíciles, pero podemos estar seguros de que Dios tiene el control. Como asegura el salmista, Dios estará allí con nosotros: “Si subo a los cielos, allí estás; si hago mi cama en las profundidades, ahí estás tú. Si me levanto sobre las alas del alba, si me poso al otro lado del mar, aun allí tu mano me guiará, tu diestra me sujetará. Si digo: “Ciertamente las tinieblas me esconderán y la luz se convertirá en noche a mi alrededor”, ni siquiera las tinieblas se oscurecerán para ustedes; la noche resplandecerá como el día, porque las tinieblas os son como luz ”(Salmo 139: 11-12).

Los ojos preocupados y compasivos del Señor están siempre sobre nosotros, penetrando incluso en nuestra noche más oscura. Desde el momento en que somos concebidos y todos los días a partir de entonces, Él nos ve (Salmo 139: 16). El Señor mantiene Sus ojos en Sus hijos para protegerlos, preservarlos y llevarlos a casa. Oremos diariamente para que el Señor nos equipe “con todo lo bueno” para que “hagamos su voluntad, obrando en nosotros lo que agrada a sus ojos por medio de Jesucristo” (Hebreos 13: 20–21).

Video Recomendado Urgente



Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *