Cristianos en Irak: & # 39; Solo queremos ir a casa & # 39; | Apologetica Cristiana


Muchos cristianos han huido de Qaraqosh, hasta ahora considerada la capital "cristiana" del norte de Irak, después de caer en manos del Estado Islámico.

Como sucedió en Mosul, los cristianos de Qaraqosh, en el norte de Irak, se vieron obligados a abandonar sus hogares y comenzar una marcha hacia otros lugares para buscar refugio inmediato.

Según un informe de la agencia de noticias Efe, hay cientos de cristianos desplazados a Erbil, otra de las principales ciudades de la zona y uno de los objetivos más inmediatos del Estado Islámico, aunque por el momento no ha podido obtener allí, tras la ofensiva de los grupos kurdos y la acción militar de los Estados Unidos.

En la iglesia de Mar Yusef hay docenas de cristianos que huyen de otras regiones. En primer lugar, quieren poder regresar a sus hogares. "Cuando me negué a convertirme al Islam, comenzaron a golpearme, me robaron todos los documentos y con un cuchillo me dejaron con un ojo", dice Efe Mujlis Yusef Yajub, de 35 años, residente de Qaraqosh y ahora desplazada en este templo en el Barrio de Ankawa de la capital kurda.

Yajub recuerda lo que sucedió el martes pasado, cuando los yihadistas del Estado Islámico ocuparon su ciudad, en el norte de Irak, y realizaron una redada en busca de cristianos, quienes los obligaron a convertirse al Islam o a huir de sus hogares.

Con el ojo visiblemente afectado, Yajub recuerda cómo un grupo de hombres armados lo asaltaron y lo secuestraron durante unas pocas horas, durante las cuales fue golpeado en la antigua casa del gobernador de la ciudad, hasta que un comando superior del IS le ordenó Se liberado. Fue, pero dejó atrás a su esposa e hija, que se esconden en Qaraqosh, que hasta la semana pasada era la mayor población cristiana en Irak.

Al igual que Yajub, en la Iglesia de Mar Yusef (San José) hay cientos de cristianos árabes que se vieron obligados a abandonar sus hogares para refugiarse en la capital del Kurdistán iraquí.

Familias reunidas bajo los pocos árboles que dan algo de sombra en medio del sofocante calor iraquí, niños con sonrisas impasibles ante lo que les está sucediendo o cocineros improvisados ​​que preparan la comida son algunos de los elementos del paisaje de esta iglesia, hoy convertidos en Un campo de refugiados. "Tan pronto como comenzamos a escuchar los disparos, nos fuimos todos", dice Efe Nayi Yadar.

Este ex guardia de una iglesia en Qaraqosh cuenta cómo tomó un paseo en motocicleta el martes a doce miembros de su familia, entre ellos su esposa y tres hijos, en dirección a Erbil para escapar de la IE. Algo similar, pero en un automóvil alquilado y de Mosul, la capital de la provincia de Nínive, en el norte de Irak, hizo Saad Nayim, ex empleado del Ministerio de Recursos Hídricos. Nayim, de 44 años, huyó el 8 de junio, cuando el IS llegó a su ciudad, hacia Bartila, de donde también tuvo que escapar días después ante el avance de los yihadistas en la región.

Hoy, en esta iglesia en Erbil, Nayim se queja de que no hay nada que hacer y que solo pueden comer "arroz y cosas simples" que las personas les traen, ya que no les queda dinero. Duermen en carpas esparcidas sobre el patio ajardinado de la iglesia.

Desde el inicio de esta crisis causada por el avance de ISIS, que ha proclamado un califato que se extiende a ambos lados de la frontera entre Irak y Siria, se estima que unos 120.000 cristianos se han visto obligados a huir de estas milicias yihadistas.

Un corresponsal de la BBC en la frontera entre Irak y Siria informó haber visto filas de refugiados Yazidi cruzando la frontera, muchos a pie. Describió a los niños y bebés que yacían languideciendo al lado de la carretera en el calor abrasador, demasiado débil para hablar o llorar.

Anteriormente, un portavoz de las Naciones Unidas en la ciudad iraquí de Irbil dijo que la situación era una grave crisis humanitaria.

La organización Puertas Abiertas ha pedido oración y ayuno para el próximo viernes 15 de agosto. "Nuestros hermanos en Irak son víctimas de la violencia más horrible. No podemos estar en silencio ante semejante barbarismo. Debemos elevar nuestras voces y nuestras oraciones". al Señor para que interceda por nuestros hermanos ", dijo en una carta enviada el martes.

"Queremos proponer que involucre a sus iglesias en un día de oración y ayuno este viernes, 15 de agosto. Sabemos que es algo precipitado, pero la urgencia de la situación de nuestros hermanos así lo requiere. Sabemos que todas las iglesias tienen sus programas se organizaron, pero sería fantástico si hiciera pública la gravedad de la situación de la iglesia en Irak ", dicen de Puertas Abiertas, que sigue de cerca la situación de los cristianos en la región.

Fuente: Protestante digital.

Facebook Comments

Deja una respuesta